Crónica. El Almería no supo rematar al colista

24/11/18. Miguel Cano

Nàstic de Tarragona 2-2 UD Almería

Los tarraconenses sorprendieron al Almería en la primera parte. A los visitantes les costó encontrarse, pero el balón parado les salvó de una buena puesta en escena de Enrique Martín.

A los dos minutos se adelantaron los locales por medio de Imanol Arias. Owona marcó dos buenos goles de cabeza en los minutos finales del primer apartado. Ya en la segunda mitad, un testarazo de Manu Barreiro igualó la contienda cuando mejor estaban los rojiblancos.

El choque estuvo muy igualado en todo momento. La expulsión de Juan Carlos Real dio alas al Nàstic en los minutos finales.

La UD Almería visitaba Tarragona para enfrentar al colista de la liga en un estadio que se le da precisamente bien. Los rojiblancos llegaban con la necesidad de ganar, pues el registro de cuatro puntos de veintiún posibles fuera de casa estaba siendo un lastre. Los tarraconenses querían salir de la zona baja sin renunciar al estilo de Enrique Martín, carrileros y transiciones rápidas. Fran Fernández decidía introducir de inicio a Arzura por delante de Eteki, con la irrupción de Trujillo en el eje de centrales y con el sistema de 4-2-3-1. Ramiro Guerra e Imanol Arias eran los debutantes del conjunto catalán.

Nada más empezar la contienda, llegaba el gol de Imanol García. El ex del Osasuna aprovechaba un rechace de segunda jugada tras un fallo en el marcaje de la defensa. El Nàstic se adelantaba a las primeras de cambio en un error grosero de los visitantes.

El Almería intentaba reaccionar pero apenas le duraba el balón. Las imprecisiones. eran habituales y el Nàstic jugaba como precisamente quería su entrenador. Los balones largos a Barreiro y Luis Suárez empezaban a ser un quebradero de cabeza para la zaga visitante. Un pase de la muerte para el último pudo significar el segundo pero el colombiano no tuvo fe. Al cuarto de hora tuvo otra por un error en la salida de balón de Arzura.

El primer disparo a puerta del cuadro indálico llegó por medio de Juan Carlos Real pero Becerra no se dejó convencer. Desde esos minutos, los visitantes amasaron algo más la pelota y pudieron huir del estilo de los rojos. Sin embargo, esta situación no duró demasiado. Ninguno de los dos controlaba el partido y se imponían los balones divididos a los balones largos. El Nàstic sabía sacar rédito de nuevo de la segunda jugada y a la media hora el disparo de Sebas Coris en la frontal fue interceptado. El Almería llevaba el único peligro por la banda derecha, comandada por Corpas y apoyada por Juan Carlos Real.

Aún así, el conjunto catalán parecía gustarle más el partido. La mayoría de los balones divididos se los llevaba y su juego pegajoso parecía haberse impuesto. Cuando mejor estaba, se llevó un jarro de agua fría con el gol de Owona a la salida de un córner a falta de cinco minutos. Para sorpresa de todos, dos minutos más tarde llegaron los mismos protagonistas del primer gol. Envío de Real, cabezado de Owona y doblete para el camerunés.

Así finalizaba esta primera parte, con un Almería incómodo en casi todo momento pero que supo voltear el marcador a través del balón parado.

El paso por los vestuarios animó a los indálicos, que empezó a buscar la portería tarraconense en los primeros minutos. Rioja pudo poner el tercero pero su remate de cabeza se marchó por muy poco. Justo después, Álvaro se inventaba un cabezazo, repelido por el guardameta. El Almería no parecía conformarse con el 1-2 y buscaba dar la puntilla pero perdonó en los primeros diez minutos.

El Nàstic sufrió al principio pero consiguió escapar del juego rojiblanco. Empezó a desperezarse y acumuló algunas llegadas pero sin ocasiones. Esa reacción fue premiada en el 63´con otro gol a balón parado. Manu Barreiro remataba sin ángulo, sorprendía a René y firmaba las tablas de nuevo. Todo esto en un ambiente que cada vez cogía más temperatura.

El cuadro grana apretó y se creció tras el gol. De hecho, Sebas Coris pudo anotar el tercero pero René hizo galas de sus reflejos en una parada abajo magistral. A Fran Fernández no le convencía el juego de su equipo y metió a Eteki y Narváez a fin de aportar mayor empaque y mordiente.

Los locales se encontraban muy enchufados y los visitantes no se asomaban demasiado al área de su rival. Ya en el 71´ Rioja disparó desde lejos. A pesar de su actitud del cuadro unionista, sus ataques ya no eran tan continuados y apenas se sucedían las largas posesiones. El choque se había estabilizado de nuevo y parecía que cualquiera podía llevarse el gato al agua.

La jugada de estrategia pudo ser de nuevo útil para el Almería pero un acertado Becerra sacaba el rechace y realizaba su quinta intervención. El balón pasó a formar parte del conjunto almeriense y el Nàstic buscó el tanto a través de rápidos ataques y de la conquista de espacios. Ambas escuadras se tanteaban en un final de partido sin demasiadas ocasiones. y que se enfrió por una aparatosa caída de Owona.

A falta de dos minutos, Juan Carlos Real vio la segunda amarilla, dejando a su equipo dispuesto para el empate. El mediapunta, eso sí, frenó dos contraataques bastante peligrosos. Tres minutos se descontaron en un una recta final de la que se apoderaron los jugadores granas. El Nou Estadi daba ánimos a su equipo, motivado y consciente de su superioridad numérica.

De todas formas, el cuadro indálico no llegó a sufrir y contó con su oportunidad en una falta inocente de Albentosa en los últimos compases del partido. Finalmente, segundo empate consecutivo de la UD Almería contra un rival que estuvo a la altura. Resultado justo para un choque que se lo pudo llevar cualquiera de los dos equipos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.