El Almería B se desquita de su último tropiezo con una victoria aplastante

UD Almería B 6-0 Juventud de Torremolinos

Los de Fran Fernández pasaron por encima de su rival que aguantó el empate a cero hasta el minuto 45 cuando, Lin primero y Chema a renglón seguido, dieron ventaja de dos a cero al filial antes del descanso.

En la segunda parte continuó el carrusel de goles rojiblancos, con cuatro más, uno de Soufián y tres de Sekou.

La UD Almería B afrontaba la trigésima jornada de liga en el grupo noveno de la tercera división, y lo hacía midiéndose al Juventud de Torremolinos en el Anexo del Estadio de los Juegos Mediterráneos, el mismo escenario en el que hace una semana caía ante el Mancha Real.

La matinal del domingo deparó un partido de claro dominio rojiblanco desde el minuto 1 al 90, aunque no fue hasta el 45 cuando Lin, tras asistencia de Darío Guti, lograba al segundo palo abrir la cuenta goleadora de los locales, que controlaron el partido, manejaron el balón con buen criterio y no se desesperaron ante la propuesta defensiva de los visitantes, que apenas gozaron de algún intento de contra, siempre abortado por la atenta defensa del Almería B, que nunca les dio opciones.

Una vez abierta la lata, todo fue coser y cantar, de hecho apenas un par de minutos más tarde de hacer el primer tanto, Chema lograba el 2 a 0 tras el lanzamiento de una falta lateral botada por Alex Corredera, desviada en primera instancia por un defensa, y culminada en última por el centrocampista rojiblanco, que la empaló atento al fondo de la red.

Tras el descanso poco o nada cambió, sabedores de su superioridad, los pupilos de Fran Fernández salieron dispuestos a sentenciar el choque desde el inicio y volvieron a hacerse dueños del esférico, logrando Soufián el tercero de la mañana a los once minutos del segundo acto, al aprovechar un centro del autor del segundo tanto, Chema, que esta vez se erigió en asistente para que el central hiciera el resto desde el segundo palo.

El Juventud de Torremolinos no era capaz de hacer daño en ataque, y seguía sufriendo la avalancha rojiblanca que llegaba con mucha claridad al área visitante. Fran Fernández dio entrada a Sekou, que partió de inicio como suplente, y el delantero senegalés respondió con tres goles, los dos primeros muy seguidos, en apenas un par de minutos, el 79 y el 80, y el tercero en el 89 desde los once metros tras la señalización de un penalti con el que se cerró la cuenta del filial. Set en blanco y partido para los rojiblancos que se desquitaron de la derrota ante el Mancha Real haciendo sangre frente al Torremolinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.