El 5 y el 9

27/09/20. Javi Montoya

Desde siempre, de cuando iban del 1 al 11, me ha gustado poner dorsales a los jugadores. Al portero siempre le iba el 1 y a su suplente el 13. Pero siendo niño pronto aprendí que aquello era cosa de superstición typical spanish y en el extranjero no importaba mucho que jugadores de campo portaran el mal fario. Ya de joven, con la globalización numérica, asistí con horror a aquel 99 de Vitor Baía y otras excentricidades. Y así, ad infinitum.

El pasado viernes por la noche salían a la luz los dorsales de la UDA, destacando Fran Villalba como único jugador de la temporada anterior que no repetía: prefería el 23 al 10, que pasaba a espaldas de Aketxe, como buen jugón. Llamaba la atención cómo quedaban libres el 9, propio de un delantero que debe estar al caer, pero también el 5, que podría ser para otro defensa o para un mediocentro, pongamos argentino.

Otra vez me llega desde Galicia que Pablo Cavallero, ex portero del Celta y ahora manager de Vélez Sarsfield, da por vendido a Robertone a la UDA, que ofrecería 3 millones -por el 50% del jugador- según también varios medios y periodistas argentinos.

Así, Robertone -al que también colocaban en Elche- sigue sin llegar a Almería y eso que parecía la opción B si fallaba Raúl Guti, que a la postre preferiría la oferta ilicitana. La otra opción, la C, sería Matías Palacios, de San Lorenzo. Brillante en el último mundial sub 17, pareció despertar el interés de grandes clubes españoles.

Desde luego ni el 5 ni el 9 serán para los muchos jugadores que están desfilando por el club, algunos casi inéditos y otros sin casi. Appiah y Ramazani podrían llevar el 9 pero, con ficha del filial y ni convocados para Lugo, mal empiezan. Aunque peor acaban otros que podían llevar el 5, como Ibiza y Enzo. Cedido Juan a Sabadell y Zidane Jr poniendo rumbo a Marruecos según su representante, Roberto Carlos, uno de los mejores 3 -o 6, según el concepto brasilero de lateral izquierdo- del fútbol mundial. Seguiremos haciendo números, claro. Y caja. Clin-clin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *