Despacito y con buena letra

20/06/18. Rubén Rozas Jódar

Más de 2 semanas han pasado desde el momento que la UD Almería, hasta el momento en el que me puse a escribir este artículo no se ha producido ningún fichaje, ni se ha anunciado al dueño del banquillo para el próximo curso. Mientras tanto, otros equipos ya han ido anunciado sus primeras incorporaciones y movimientos en el mercado. Es cierto que hasta el 30 de junio, fecha en la que los jugadores que no renuevan terminan contrato, lo cual no impide que se puedan realizar incorporaciones, aún así confío en que la dirección deportiva está trabajando en la planificación de la próxima campaña. Tampoco me puedo olvidar del filial, que este domingo puede ser nuevo equipo de bronce tras conseguir un magnífico resultado en el encuentro de ida disputado en Villarrobledo.

Cuando era chico, recuerdo como mi madre me decía aquello de “despacito y con buena letra”, ya que en numerosas ocasiones las prisas pueden jugarte una mala pasada, yo no soy ajeno a este grupo y alguna que otra vez he sufrido las consecuencias. Es por ello que la espera no tiene por qué impedir que se realice una buena planificación del grupo. No obstante, lo que más me preocupa es el tema del entrenador, ya que el hecho de que no se haya comunicado la continuación de Fran Fernández al frente de la nave rojiblanca, me hace pensar que el almeriense no será quien lidere el nuevo proyecto, contrario al interés de la inmensa mayoría de la afición que tiene plena confianza en el técnico almeriense.

Saliéndome un poco del asunto. El pasado sábado publicaba un tuit en mi cuenta personal en el que venía a contar que desde que el Real Valladolid -consiguió el ascenso este pasado sábado-, el club pucelano y el almeriense viven una especie de vidas paralelas. Esto se debe a que desde que se produjo el descenso de los pucelanos en 2010, ambas entidades viven plazos idénticos en cuanto a ascensos y descensos. Los castellanos leoneses tuvieron que esperar dos cursos para retornar a la élite, vía Play Off, para posteriormente vivir dos temporadas en la máxima categoría, tardando cuatro campañas para volver a ascender a Primera División. Mientras los unionistas, tras descender al fútbol de plata en 2011, esperaron dos temporadas para retornar a la élite, vía Play Off. Más tarde, vendría las dos campañas en Primera División hasta descender a la categoría de plata. Es por ello que, si se mantuviese este hito, los rojiblancos ascenderían el próximo curso, vía Play Off, tras vivir su cuarta campaña en la categoría de plata.

PD: Con este tuit no estaba diciendo que la UD Almería fuese a ascender la próxima temporada, sino que era una simple curiosidad. Que si ocurre, bienvenido sea, pero que ni mucho menos lo estoy dando por seguro, como alguno noto que cree que expreso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.