Desde la Puerta de Purchena. Un empate con sabor a victoria

4/02/19. Elías Paredes Fernández (Socio Nº 6 de la UD Almería)

25.2 millones contra 6.9, esa es la diferencia entre los equipos que saltaron el pasado viernes a la Rosaleda y la verdad es que no se notó, en individualidades sí, por supuesto, en equipo no. Yo siempre defendí que esto es cosa de hombres y no de nombres, mi Almería fue muy superior al todopoderoso Málaga, al que le dio un baño de humildad y de lo que es saber sufrir, le ganó en intensidad, en casta y en orgullo, y ese punto a todos nos supo a victoria, un punto ganado con trabajo y esfuerzo, un punto de ley que pudo ser alguno más si, como todo el mundo pudo ver, el árbitro hubiera sido valiente y hubiera dado penalti en ese empujón a Álvaro Giménez y del que nada quiso saber. Este Almería vale mucho más que esos más de 25 millones, mucho más.

Lo que sí es verdad que no tiene precio son esos casi 500 almeriensistas que tuvieron que soportar eso que llaman los meteorólogos una “criogénesis explosiva in situ” porque madre mía la que se lio allá por el minuto 15, parecía el fin del mundo y con nuestro Almería perdiendo, al final el destino fue honesto con ellos y con todos los que veíamos una y otra vez lo injusto que hubiera sido el fútbol si Fran y su equipo no se hubieran traído algo de nuestra vecina Málaga- Fue un gol made in Almería como tenía que ser, feo eso sí, pero de esos que se celebran con rabia y te hacen subir la adrenalina y la autoestima, otra cosa no hubiera sido justa.

Me encantó el equipo, me encantó el planteamiento de Fran y los que salieron desde el banquillo a echar una mano, Chema le dio frescura, Demirovic presencia arriba y Rocha dispuesto a utilizar su experiencia en alguna falta que se pudiera aprovechar.

No sería justo ni honesto por mi parte señalar a este o a aquel jugador por alguna que otra pifia que de todo hubo, pero la alegría del resultado y la implicación del equipo me hacen olvidar lo anterior, para eso está Fran, para corregir errores y mostrarles el vídeo de esos despistes en la marca, conducciones sin sentido, y centros a tierra de nadie a los implicados.

Lo que no es de recibo es que un equipo como el Málaga, hecho a base de talonario y con individualidades de 1ª, sea dominado por culpa de la racanería de su entrenador, al que solo le salva su flor porque no demostró ser un candidato al ascenso, puesto que ocupa, y de lo que no tienen culpa los buenísimos aficionados malaguistas afición hermana y muy querida. Y lo que es más preocupante es que en la crónica del partido, sus periodistas locales proclamen que el Málaga realizó el mejor partido de toda la liga, ver para creer, si eso es así mi Almería tendría que ser equipo de champion, aunque para mí lo es, y es que con lo de ayer me he venido arriba.

No quiero terminar esta pequeña crónica sin ofrecérsela a esos aficionados que, contra lluvia VIENTO y marea, se desplazaron hasta Málaga a estar con nuestro equipo… VA POR VOSOTROS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.