Desde la Puerta de Purchena. La herencia envenenada

30/08/17. Elias Paredes Fernández  (Socio Nº 11 de la UD ALMERIA SAD)

Ya sólo quedan horas para que se cierren de una vez por todas las plantillas de los equipos de la LFP, es la hora de los representantes, de los directores deportivos, del cumplimiento de los límites salariales impuestos por la Liga, de la ingeniería de mercado  y de esos contratos con más letra pequeña que grande que han encorsetado, y de que forma, a los equipos humildes que si no venden no compran, y si no compran han de tragarse herencias a las que han de atender tanto a nivel económico como fiscal y administrativo con la carga que ello supone, y del efecto dominó que ese mercadeo produce para los equipos, el frenético traspase de mercancía humana, un mercadeo indecente del sálvese quien pueda y para lo que nuestro humilde club y sus reflejos en esas últimas horas, históricamente, han sido algo escasos.

Decía en mi anterior artículo que la labor del cuerpo técnico ha sido, no ya loable, sino más bien sobresaliente, ha abierto puertas y ventanas, ha levantado las alfombras y ha pasado la aspiradora a todo lo que sobraba o no convenía…, pero ha quedado una mancha de humedad que no hay forma de hacerla desaparecer, una mancha que afea la obra realizada, y que para más desgracia, impide poder completar un plantel que ya si sería de 10.

En unas horas, y antes de que se cierre el mercado, ya sea mediante cesión, traspaso o finiquito, dejarán la disciplina rojiblanca Antonio Marín y Alex Quintanilla y ya sólo les queda esa mancha procedente de esa herencia envenenada que nos dejó el anterior ¿entrenador?, su amigo y valedor y la que no hay manera de poder eliminar a pesar de todos los esfuerzos que han realizado nuestros flamantes componentes de la dirección deportiva, porque  tanto su ficha como la duración de su contrato hacen inviable cualquier principio de acuerdo, y a la que ningún equipo al que se le pretenda ofrecer, pueda asumir una ficha de primera para un jugador que no va a jugar ni un minuto en el Almería.

En unas horas llegará el jugador pretendido por Ramis, un extremo derecho que también puede jugar de interior, y que no es un Fidel más sino un jugador con carácter defensivo además de atacante y que le vendrá muy bien a nuestro querido Motta o Fran Rodríguez, tanto monta uno como otro. Creo que mejora, con creces, lo existente.

Creo sinceramente que tenemos un gran equipo, un gran entrenador, y un vestuario unido que no es poco, con solo una mancha que tendremos que asumir y saber vivir con ella.

YA NOS TOCABA NO SUFRIR.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *