Crónica. Una victoria que puede valer una permanencia

UD Almería 2-0 Granada CF

Juan Muñoz adelantó al Almería en un primer tiempo muy táctico, donde los locales impusieron su estrategia de dar el balón al rival para hacer daño a la contra.

En la segunda parte el Granada se mostró precipitado y los de Fran Fernández supieron controlar el choque, que sentenciaron ya en el descuento con otro gol de Juan Muñoz.

La UD Almería recibía en el Meditertráneo al Granada CF en la gran final esperada por los rojiblancos, que buscaban los tres puntos para acariciar la permanencia, y para no meterse en más líos, habida cuenta de las victorias cosechadas por Córdoba y Barcelona B en esta jornada, y que apretaban más si cabe la clasificación por abajo. Fran Fernández, que contaba con las bajas de Caballero, Soleri y Lass, todos con molestias, optó por Juan Muñoz en punta de ataque, Nano en la banda izquierda, Pozo de enganche y Fidel por la izquierda, el resto eran los mismos que jugaron en Tenerife.

El partido comenzó con claro dominio visitante en cuanto a la posesión se refiere, si bien el Granada no inquietó a René en los primeros compases, en los que solo destacó un potente lanzamiento lejano de Quini que se marchó alto por poco.

Quien si estuvo cerca de abrir el marcador fue el Almería al borde del cuarto de hora en una doble ocasión de los malagueños del equipo, Pozo y Nano. Una recuperación de los locales provocó una rápida contra en la que Motta centró desde la derecha, siendo el balón rechazado por la defensa. El balón llegaba entonces a Pozo, que desde el punto de penalti y de semi chilena, se encontraba con la intervención de Javi Varas, cayendo el esférico en los pies de Nano, quien, tras un recorte, remató nuevamente aunque flojito a las manos del guardameta.

El técnico almeriense, Fran Fernández, quería a su equipo replegado, conocedor de que en las transiciones podía hcer más daño a su rival. Los rojiblancos cedían por tanto el balón a su rival y seguían esperando su oportunidad sin dejar espacios entre líneas. Así se llegaba a la media hora de partido sin sobresaltos en la meta defendida por René.

Los minutos pasaban y ambos conjuntos seguían respetándose para no encontrarse con contratiempos que condicionaran sus estrategias en el choque. Ya en el tramo final del primer acto Pozo abría a Motta en la derecha, éste se marchaba trastabillado de su marcador y lanzaba un potente centro chut al corazón del área, donde Juan Muñoz solo tenía que poner el pie en dirección a la meta de Javi Varas que contempló, sin posibidad de impedirlo, como el balón se introducía en su portería. Así se llegó al descanso con el Almería por delante en el luminoso, y habiendo sacado petróleo de la estrategia que su técnico planteó ante un Granada, hasta ese momento, totalmente inofensivo.

La segunda parte arrancó con una ocasión de Rubén Alcaraz que apunto estuvo de convertirse en el segundo gol del partido. Un pase a la espalda de Chico lo despejó el central impactando en el cuerpo del centrocampista rojiblanco y envenenándose el balón en dirección a portería, teniendo que ser desviado a córner por Javi Varas. Otra gran jugada combinativa acabó con Fidel pidiendo penalti revolcado en el área. Eran los mejores minutos de los locales, que buscaban entonces abir hueco en el marcador.

Pasado el minuto 60 Verza entraba en el campo por Sulayman. El Almería seguía muy bien colocado en el campo, controlando bien el partido, sin sufrir atrás y con opciones de sentenciar. Fran Fernández hacía su segundo cambio en el 70, sentando a Pozo para dar entrada a Tino Costa.

El Almería empezaba a ceder algo de terreno con el pado de los minutos, aunque su contrincante apenas era capaz de crear ninguna acción ofensiva destacada, de hecho René casi permanecía inédito en el encuentro. A trece minutos para el final Verza se rompía y obligaba al Almería a agotar sus cambios, entrando Owona para pasar a defensa de cinco. Entonces sí, los locales no hacían más que despejar los centros laterales del Granada y esperar al pitido final.

El último tramo del choque se estaba haciendo agónico, el público animaba a su equipo, que respiraba en las contras, como en un disparo de Motta con el portero adelantado que se marchó alto, o en otro de Rubén Alcaraz con idéntico resultado. Pese a todo, parecía más cerca el segundo que el empate, y de hecho Juan Muñoz volvió a ver puerta en otra clara contra en la que Nano centró desde la izquierda y Juan Muñoz remató a la media vuelta al fondo de la red. Fue la guinda a un enorme partido del Almería.

Al final victoria justa de un Almería que a base de garra, entrega y coraje superó a un Granada que se jugaba engancharse a los play off de ascenso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *