Crónica. Un práctico Almería vuelve a vencer en el Mediterráneo

03/12/17. Manolo Serrano

UD Almería 2-1 CD Tenerife

Motta abrió muy pronto el marcador al aprovechar un rechace del portero a disparo de Rubén Alcaraz.

Los rojiblancos se replegaron en la segunda mitad y lograron el segundo tanto a la contra, por medio de Juan Muñoz, cuando más apretaba el Tenerife, que recortó distancias un minuto después por medio de Juan Carlos.

Decimo séptima jornada de liga para la UD Almería y el CD Tenerife que medían sus fuerzas en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, en el que sería el segundo encuentro con Lucas Alcaraz como técnico rojiblanco, que apostó por un once sin novedades respecto a la semana pasada, salvo la obligada de Joaquín por Verza, que se lesionó en el Mini Estadio.

El arranque del partido tuvo ocasiones, incidencias y un gol, el que haría Marco Motta para la UD Almería, tras rechace de Dani Hernández, portero del Tenerife, a fuerte disparo de Alcaraz desde fuera del área, cuando se cumplía el minuto 10. Instantes antes Hicham había desaprovechado un cambio de juego espectacular que cruzó todo el campo, de Rubén Alcaraz, y mandaba el balón a las nubes. El Tenerife había puesto también, a renglón seguido, la réplica, en una indecisión entre Owona y Motta donde el balón le llegó a Longo quien, con todo el tiempo del mundo, encaró a René, que le ganó la partida y despejó a córner una ocasión imperdonable. Quien no perdonó, como decimos, fue Motta, que puso por delante al Almería.

El gol dio alas a los rojiblancos que dispusieron de más oportunidades para abrir brecha en el marcador, pero antes, Hicham dejaba lesionado su sitio a Juan Muñoz, cuando se cumplía el primer cuarto de hora de encuentro. El Almería jugaba con el resultado a favor a lo que quería Lucas Alcaraz, sin pasar apuros atrás y saliendo rápidamente a la contra. Así Juan Muñoz disponía de un mano a mano contra Dani Hernández, tras asistencia de Pozo, que acabó con el portero atrapando el balón, después de que el delantero disparara cruzado y muy flojito. Otra rápida transición por banda derecha, la culminaba Rubén Alcaraz cabeceando alto un buen centro de Motta. 

Habían sido los mejores minutos de los locales, que fueron interrumpidos por una inmejorable ocasión de los visitantes en el minuto 32, de nuevo marrada por Longo, al que le ganó una vez más la partida un inconmensurable René quien volvía a salvar al Almería, esta vez del empate. El encuentro cambiaba en ese momento de guión, y entonces era el Tenerife el que se sentía más cómodo sobre el verde del Mediterráneo. Así fue hasta el descanso, al que se llegó con uno a cero, merced al tanto de Motta en el 10, y a las 3 claras ocasiones falladas por Longo, la última antes del 45, cuando remataba alto, en el segundo palo, un balón botado desde la esquina y que había sido peinado en el primer palo por un defensor rojiblanco.

Empezaba la segunda mitad y lo hacía con tres sustituciones. En el bando local Owona, que se lesionó en un lance del juego al final del primer acto, dejaba su sitio a Trujillo. Por los visitantes, Vitolo y Brian Martin se quedaban en la caseta por Tayron y Juan Carlos. Este último sería precisamente protagonista del comienzo de la segunda parte, en la que disparó primero desde fuera del área, a las manos de René, que atajó el esférico sin problemas, para después gozar de otra buena ocasión dentro del área, aunque sin mucho ángulo, y que terminó con René desviando con la pierna su remate pegado al palo.

El Tenerife buscaba el empate y Carlos Ruíz pudo lograrlo tras el saque de una falta lateral, de no ser porque René volvía a sacar una mano salvadora abajo que impedía su tanto de cabeza, cuando estaba apunto de cumplirse el minuto 60. Al Almería le costaba mucho salir pero cuando lo hizo fue letal. Alcaraz abrió un balón a Pozo, éste lo puso de primeras al segundo palo, donde Juan Muñoz, también sin pararla, la mandaba al fondo de la red. Era el dos a cero en el minuto 69.

Parecía que el partido estaba prácticamente sentenciado con este tanto, pero apenas un minuto después, Juan Carlos recortaba distancias en otra contra, en la que Trujillo reculó demasiado y el delantero disparó sin oposición cuando se acercaba al área. Era el dos a uno con veinte minutos por delante.

En el minuto 77 Pozo hacía la jugada del partido, cogía el esférico desde su campo, recorría 50 metros con él, y acaba dejando solo a Juan Muñoz, que fallaba la sentencia en un mano a mano que despejó Dani Hernández. En el 89, con el Almería completamente agazapado atrás, Pozo volvía a salia a la contra, se plantaba en el área, pero no podía deshacerse de su contrario, quedando el balón muerto y siendo recogido por Alcaraz, que la mandó a las nubes.

Finalmente el Almería aguantó el resultado y cosechó tres nuevos puntos, tan sufridos como importantes, que le valen para salir del descenso, cuatro jornadas después de caer en él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *