Crónica. Un gol del guardameta Batalla da el pase al Almería B tras una victoria épica con remontada sobre la bocina

10/06/18. Manolo Serrano

UD Almería B 3-2 Arandina CF

El filial rojiblanco hubo de voltear un resultado adverso por dos veces, con dos goles de Soufián y otro de Batalla en la última jugada del partido, al rematar dentro del área, en un barullo a la salida de un córner.

Partido de vuelta de la segunda eliminatoria de los play off de ascenso a segunda B para el Almería B, en el que los de Esteban Navarro necesitaban una victoria en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, tras el empate a cero de la ida, resultado que en casa hubiera valido en todo caso para forzar hoy la prórroga, si bien un tanto de su rival ya si le obligaría a buscar el triunfo, como así acabó ocurriendo.

La primera parte fue de claro dominio rojiblanco, con el Almería intentando llevar el peso del partido y la iniciativa en el juego, sin embargo, el rigor táctico de ambos conjuntos evitó la creación de jugadas claras, llegando el escaso peligro creado, en remates lejanos como los que intentaron Corredera o Sekou antes del primer cuarto de hora.

La mejor ocasión de los locales llegaba tras dos buenas internadas de Martos por la izquierda, en la primera puso un centro envenenado al que no llegó nadie en área chica, y en la segundo cedió el balón atrás para que Javi Moreno no la enganchara por muy poco. Por parte visitante solo hubo que destacar un golpe directo desde la frontal, tras falta de Navas, que se marchó muy alto, y alguna opción a la contra que acabó siempre sin mayores consecuencias y resuelta por la zaga rojiblanca. Justo antes del descanso un error de Engonga propició un susto que se resolvió con un remate alto del ataque visitante.

En la segunda mitad todo cambiaría, la Arandina se adelantaría muy pronto, en el minuto 53, en una jugada desafortunada para el Almería, en la que acabó encajando el tanto después de varios rebotes y de que la defensa rojiblanca sacara el balón bajo palos en primera instancia, tras una rápida transición visitante.

Esteban Navarro respondió con un cambio que acabaría siendo clave en el devenir del encuentro, dando entrada en el 55 a Soufian por Javi Moreno. Antes había sustituido a un discreto Lin por Sergio. Y apenas cinco minutos después era el propio Soufian el que hacía la igualada de cabeza tras saque de falta lateral del Corredera.

El Almería B se volcaba sin orden sobre el campo contrario, y la precipitación originaba desajustes como el que aprovechó de nuevo la Arandina para lograr el 1-2 que parecía ya insalvable, obra de Adeva de cabeza, al rematar un centro lateral. Entonces Darío Guti entraba por Martos para agotar los cambios en busca de un triunfo que se complicaba mucho.

En el 71 Soufian avisaba en acción muy similar a la del primer tanto pero su cabezazo se marchó rozando el palo. Ya en el 77, por tercera vez, Corredera botaba una falta y Soufian conectaba un cabezazo perfecto, esta vez sí, al fondo de la red. Ya en el 90 Chema la colgaba al área, Soufian, el revulsivo rojiblanco del encuentro, la peinaba para que Darío no conectara por escasos centímetros. 

Con el tiempo cumplido y en la última jugada del descuento, un despeje desesperado al cielo desde la defensa del Almería caía en las botas de un espectacular Sekou, rodeado por tres contrarios a los que ganó la partida, se marchó por banda izquierda y obtuvo el premio de un córner que a la postre supondría la épica victoria local. Batalla, el guardameta rojiblanco, subía buscando la heróica, y la consiguió. El córner botado al corazón del área daba lugar a un barullo, cayendo el balón a los pies de Batalla, que remató encontrando portería tras impactar en un defensa. La remontada se había logrado in extremis y dejaba a la Arandina destrozada tras haber saboreado el triunfo y el pase a la última eliminatoria de ascenso.

El público, que apoyo en gran número, casi 3.000 espectadores en la grada de tribuna, ovacionó al Almería B durante muchos minutos tras la conclusión del partido, en los que agradeció el enorme derroche físico y la gran segunda parte con la que los de Esteban Navarro demostraron creer siempre en sus posibilidades y nunca se dieron por vencidos.   

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.