Crónica. Un, dos, tres, acción

18/08/19

UD Almería 3-0 Albacete Balompié

El Almería sube el telón de la nueva temporada con un recital, idéntico resultado y mismo rival con quien acabó la pasada liga.

Los rojiblancos dieron un baño a los albinegros en todos los aspectos, destacando la buena forma física de los locales.

Aguza hizo dos goles, el primero de penalti con el VAR como protagonista y el segundo de magistral lanzamiento de falta en el descuento. Nkaka se estrenó haciendo el segundo tanto del choque.

udalmeriasad.com

“Esta temporada la tienes que Ver”, es el slogan que eligió el Almería para su campaña de abonos, haciendo alusión a la implantación del VAR, que ya ha sido protagonista desde el inicio porque el 1-0 vino, precisamente, tras analizar el colegiado una jugada que le indicaron desde el control central. Pero además, esta temporada también la tienes que ver por la expectación y la ilusión que ha generado el conjunto almeriense tras la llegada del nuevo propietario, y la primera jornada fue todo un espectáculo. Goleada al Albacete y superioridad clara y rotunda de los rojiblancos, con fútbol y mucho carácter. Sergio Aguza, de penalti y falta directa, y Ari Nkaka, fueron los autores de los goles.

Pedro Emanuel, entrenador del Almería, decidió alinear un once con futbolistas que ya estaban en el equipo la campaña pasada. La intención del técnico no era otra que la de poner en liza a los jugadores que mejor se conocían, puesto que él sólo ha tenido dos semanas para trabajar con la plantilla, y la idea le salió a la perfección al conseguir el mejor rendimiento de los protagonistas.

Así pues, desde el pitido inicial, el Almería fue muy superior al Albacete Balompié. Los locales no dejaban de presionar la salida de balón del cuadro manchego, que se veía impotente. De hecho, tras una serie de acercamientos rojiblancos, Sekou estuvo a punto de hacer el primer gol, después de una jugada de Iván Martos, pero Arroyo evitó el remate del delantero. Las internadas por banda eran continuas al mismo tiempo que la defensa se mostraba muy sobrio y la medular mandaba con calidad.

Comenzó el segundo período y llegó un momento para la historia. Corría el minuto 64 cuando, como si de la campaña de abonos se tratara, el colegiado recurrió al VAR para que le sacara de dudas sobre una posible mano dentro del área. El monitor le demostró al árbitro que era penalti y Aguza transformaba el 1-0.

La segunda mitad, como la primera, fue un monólogo de superioridad almeriense. Con un ambiente festivo en la grada, Sekou y Chema rozaron sus goles antes, incluso, de la llegada del tanto desde los once metros.

Pedro Emanuel estaba consiguiendo su propósito: que el equipo tuviera claro qué hacer con y sin balón. En esas, en el minuto 82, Nkaka aprovechó un rechace de Nadal para conseguir el 2-0. Fue el punto y final a una buena jugada entre Sekou y Gaspar.

Los aficionados estaban disfrutando al máximo, y todavía quedaba la sentencia. Fue en el minuto 97 cuando Sergio Aguza ejecutó a la perfección un libre directo, consiguiendo el 3-0 que establecía el júbilo definitivo, la ilusión y las sensaciones de que la temporada hay que verla porque arranca con muy buenos argumentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.