Crónica. Un Almería sin ideas vuelve a tropezar en casa

22/10/17. Manuel Serrano

UD Almería 0-1 CF Reus

Borja Fernández hacía el único gol del partido en el minuto 37, cuando mejor estaban los rojiblancos.

El resto del partido fue un querer y no poder para los de Ramis que, pese a merecer más en la primera mitad, no remataron a puerta en toda la segunda parte.

La UD Almería recibía en el Estadio de los Juegos Mediterráneos al Reus, en la undécima jornada de liga, a la que ambos equipos llegaban con doce puntos. Los rojiblancos afrontaban la cita con muchas e importantes bajas, con Morcillo, Verza, Tino Costa, Caballero e Hicham lesionados y Fidel sancionado. Con estos incovenientes Ramis apostaba por formar con René, Fran Rodríguez, Owona, Joaquín, Mandi, Alcaraz, Pozo, Gaspar, Nauzet y Juan Muñoz.

El partido comenzaba con dominio alterno aunque fue el Almería quien se acercó primero con peligro a la meta rival, en dos acciones consecutivas por banda derecha en las que Gaspar centró al corazón del área, donde Pozo primero remató en mala posición deteniendo el esférico sin problemas Edgar Badía, y después Juan Muñoz la mandaba al fondo de la red, aunque la jugada había estado previamente anulada por fuera de juego.

Jorge Miramón puso la réplica para los visitantes con un remate alto tras pase de Ricardo, que le había habilitado por la derecha dejándo al lateral en buena posición de tiro. Cumplido el ecuador del choque, Ricardo era sustituido al lesionarse por Fran Carbiá.

En el 27 Fran Rodríguez ganaba la espalda a la defensa y se plantaba dentro del área, donde era agarrado por detrás sin que el defensa se fuera al suelo, desperdiciando una clara opción de que el colegiado hubiera señalado penalti, sin embargo el lateral prefirió intentar seguir y la jugada acabó en un córner que Alcaraz remataba con pleigro por bajo, junto al palo izquierdo de Edgar.

En el 31 Gaspar robaba un balón que originaba una clara opción a la contra, en la que Nano disparó alto desde la esquina del área, con Juan Muñoz y Pozo esperando solos el pase. Segundos después Pozo quitaba otro balón muy cerca de área que cedía a Nauzet para que la rompiera con mucha potencia, sacando Edgar como pudo con los puños.

A continuación Nano probaba fortuna mediante un disparo de falta directa desde la frontal que pasó rozando el palo izquierdo defendido por Edgar, en los que fueron los mejores minutos de los rojiblancos, que asediaban la meta rival.

Sin embargo, contra todo pronóstico a tenor de lo que se veía sobre el terreno de juego, fue el Reus quien se adelantó en el marcador merced a un golazo de Borja Fernández, que aprovechó un rechace de Nano en el que el esférico quedaba muerto al borde del área, recortando a Owona y colocando el balón en la escuadra de René, que no pudo hacer nada para impedirlo.

Los de Ramis lo intentaron antes del descanso y aunque volvían a dominar el encuentro, solo dispusieron de un remate de cabeza de Alcaraz a la salida de un córner que no encontró portería y otro desde muy lejos de Mandi que detenía el guardameta en dos tiempos. Se marchaban por tanto a vestuarios con el resultado de 0-1 para el Reus, que no hacía justicia a lo vivido en los primeros 45 minutos, donde el Almería fue muy inocente en ataque y su rival acertó en la única llegada clara al área contraria.

Comenzaba la segunda mitad con el Almería llevando la iniciativa y buscando el empate. En el minuto 50 Juan Muñoz cabeceaba un centro lateral al fondo de la red pero lo hacía de nuevo en fuera de juego. Con el paso de los minutos los de Ramis empezaron a cometer muchas imprecisiones, perdían con facilidad el balón y propiciaban que su rival se sinitiera cada vez más cómodo.

Espoleados por los chispazos de Pozo y las arrancadas de Gaspar, el Almería volvía a dominar y a acercarse a la meta de Edgar Badía, aunque lo hacía sin rematar a portería. Edgar entraba por Lekic en el 67. Poco después Ramis hacía un doble cambio, entrando Pervis y Corredera por Nano y Nauzet.

Con casi veinte minutos por delante los rojiblancos se volcaban pero el Reus se mostraba muy sólido en defensa. Campins entraba entonces por Querol, agotando así el Reus los cambios. Motta hacía lo propio por Fran Rodríguez, con lo que Ramis también había movido ya todas sus fichas.

Alex Menéndez pudo sentenciar en el 83 tras un saque de córner que estuvo apunto de convertirse en gol olímpico. El Almería no encontraba la fórmula con la que romper el entramado defensivo de su rival y la desesperación superaba a los locales, tanto que ni siquiera llegaron a rematar a puerta en toda la segunda parte. Al final los tres puntos volaron nuevamente del Mediterráneo, en un choque donde el Reus sacó el máximo provecho en ataque y se hizo fuerte en defensa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *