Crónica. Un Almería de circunstancias vence al Córdoba en un partido de suma importancia

16/12/17. Manolo Serrano

UD Almería 1-0 Córdoba CF

El Córdoba superó a los rojiblancos en la primera mitad aunque sin premio, mientras que el Almería hacía lo propio en la segunda parte, logrando su gol en el minuto 85, obra de Motta a la salida de un córner.

Partido de necesitados el que se disputaba esta noche en el Estadio de los Juegos Mediterraneos, entre Almería y Córdoba, o lo que es lo mismo, entre el décimo octavo clasificado y el colista de la categoría, correspondiente a la décimo novena jornada de liga en segunda división. Un  partido en el que Lucas Alcaraz, sin apenas alternativas por las ocho bajas que sufría su equipo, apostaba por un once inicial formado por René, Motta, Owona, Morcillo, Nano, Mandi, Joaquín, Corredera, Gaspar, Pozo y Juan Muñoz.

El encuentro comenzaba con claro dominio de los visitantes en cuanto a posición, aunque con poca presencia en las áreas, y es que apenas hubo que reseñar un córner que casi se convierte en olímpico, un tímido lanzamiento de Caballero a las manos de René, y otro desviado con mucha potencia de Javi Lara, como únicas ocasiones hasta el primer cuarto de hora, momento justo en el que Pozo, asistido por Corredera, se adentraba en el área y ponía un pase de la muerte a Juan Muñoz, que acabó siendo desviado a córner por la defensa del Córdoba, en la que fue la mejor opción local del primer acto.

Ya en el 20, Corredera botaba un saque de esquina muy peligroso que buscaba a Mandi y que terminó siendo despejado en área chica, entre un tumulto de jugadores. El Almería parecía animarse tímidamente, y en una acción de pillería de Gaspar, volvería a sumar otra ocasión, en este caso el joven extremo robó un balón junto al córner, se internó en el área, pero su pase no encontró ni a Juan Muñoz ni a Pozo.

Hubo que esperar al minuto 34 para ver otro acercamiento, en este caso al área del Almería, en el que Galán centraba por la izquierda, Morcillo despejaba dejando el balón en los pies de Caballero, y éste, dentro del área y en buena situación, la mandaba a la grada del fondo norte, desperdiciando una buena opción de adelantar al Córdoba.

De ahí al descanso, solo destacar la valentía de los 5.166 asistentes al Estadio de los Juegos Mediterráneos para ver un soporífero partido de los rojiblancos, muy condicionado por un centro del campo de circunstancias, donde Mandi y Joaquín se veían desbordados, la banda derecha de Motta y Corredera era nula, y los movimientos de Juan Muñoz no los entendía ni Gaspar ni Pozo.

Arrancaba la segunda mitad entre los sollozos del público que no acababa de engancharse a un partido escaso de ritmo, donde su equipo no disponía de balón, y al que le costaba poner en peligro la meta defendida por Kieszek, de hecho fue de nuevo el Córdoba, en el 50, quien volvería a chutar a puerta por medio de Alfaro, que disparó a las manos de René.

De repente, sin que el encuentro hubiese cambiado de guión, llegarían dos buenas oportunidades de los rojiblancos, que sorprendieron al Córdoba por banda izquierda. En la primera Joaquín tiraba una gran pared a Nano que ponía el esférico en el corazón del área para que Juan Muñoz rematara a escasos centímetros del palo derecho de la portería de Kieskez. En la segunda, una recuperación en la salida de balón propiciaba que Nano pusiera un centro medido a la cabeza de Corredera quien, solo en el segundo palo, la mandaba a las nubes.

Aunque había pocas alternativas en el banquillo, Lucas Alcaraz quiso reforzar el centro del campo dando entrada a Verza en el 63 por Mandi. Con el de Orihuela en el campo, Aguza perdonaba con un inocente disparo desde la frontal, cuando tenía todo a placer incluso para haberla controlado.

Sería entonces cuando llegaría el recital de Pozo, que con tres jugadas individuales consecutivas, levantaría al público de sus asientos. En la última y más clara, puso el esférico medido al pie de Juan Muñoz, habilitándolo en un mano a mano con Kieskez, al que el delantero quiso batir picando el balón sin éxito.

En el minuto 70, y coincidiendo con el mejor momento de los locales, entraba Pervis por Corredera, en el segundo cambio del Almería. En el Córdoba Fernández se retiraba lesionado por Jovanovic. La siguiente acción de peligro llegaría una vez por la izquierda, cuando Pervis encontraba a Pozo en el punto de penalti, aunque éste remataba fuera, en posición muy forzada. A siete minutos del final Pozo volvía a hacer de las suyas, y en un ataque en superioridad ponía un balón a Gaspar que perdió el esférico, con el malagueño entrando solo al segundo palo.

Ya en el 85, Verza sacaba un córner que empujaba Motta, en el segundo palo, a la red. Era el premio ante la mayor insistencia del Almería en este periodo. Alcaraz quiso perder tiempo haciendo su tercer cambio, renunciando a su delantero, Juan Muñoz, para introducir a Trujillo y pasar a defensa de cinco, cuando restaba un minuto para el final. Los puntos finalmente se quedaban en casa, en un partido trascendental para los intereses unoinistas, y que deja muy tocado a su rival, que seguirá siendo colista, a nueve puntos ya del Almería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *