Crónica. Rubén Alcaraz y René dejan los puntos en casa en un final de auténtico infarto

07/01/18. Manolo Serrano

UD Almería 1-0 CD Lugo

El centrocampista colocó el esférico en la escuadra en un golpe directo al borde del final. Ya en la última jugada el portero detenía un penalti y llevaba el delirio a las gradas del Mediterráneo.

Último partido de la primera vuelta el que enfrentaba a Almería y a Lugo en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, en una noche fría y con escaso público, menos de 5.000 espectadores, en las gradas. Lucas Alcaraz, con un equipo nuevamente plagado de bajas, apostaba por un once formado por René, Motta, Trujillo, Morcillo, Nano, Verza, Joaquín, Rubén Alcaraz, Pozo, Fidel y Juan Muñoz.

El encuentro empezó con varias jugadas polémicas en las que el colegiado siempre favoreció a los visitantes, y es que en el primer minuto Víctor Areces Franco no vio un agarrón clarísimo en la frontal del área del Lugo, que dio origen a una contra muy peligrosa, pero finalmente marrada, del conjunto dirigido por Francisco, que se mostró muy bien plantado en los primeros compases sobre el verde del Mediterráneo. De hecho Polaco gozó a continuación de una gran ocasión al rematar solo de cabeza, desde el punto de penalti, a las manos de René.

Motta vio una amarilla por un inocente salto con un contrario que el árbitro consideró peligroso, lo que contribuyó al enfado mayúsculo del respetable, que se convirtió en sonora pitada cuando el juez de línea señalaba fuera de juego en una arrancada de Fidel desde el centro del campo, en la que partía en clara posición legal, y que le habría valido para plantarse completamente solo ante Juan Carlos, portero del Lugo.

El Almería se mostraba impreciso en ataque y apenas le duraba el esférico que manejaba mejor el rival. Para mayor desgracia Morcillo caía lesionado y era sustituido por Mandi en el minuto 28. Un error en un pase atrás de Verza propiciaba que Cristian Herrera encarara a René, al que no pudo batir, después Polaco se encontraba de nuevo con el guardameta que abortaba el peligro en segunda instancia.

Sin embargo la mejor oportunidad de la primera mitad sería para el Almería pasada la media hora, tras un centro raso de Nano que buscaba y encontraba a Juan Muñoz, quien controlaba el balón ante Juan Carlos para cruzarlo en exceso, sin oposición y con toda la portería para él, a la derecha del marco visitante.

Antes del descanso Cristian Herrera volvía a desperdiciar una clara ocasión al rematar desastrosamente de volea ante René, enviando el esférico al banderín de córner. En definitiva, mala imagen del Almería en el primer tiempo y peor actuación del colegiado que no acertó prácticamente en ninguna de las acciones que intervino. El Lugo, por su parte, tuvo las ideas más claras, supo anular a los locales, pero la puntería tampoco le acompañó, por lo que al descanso se llegaba con el marcador inicial de empate a cero. 

Tras la reanudación Hicham sustituía a Juan Muñoz en punta de ataque y en su primera intervención ganaba la espalda al lateral izquierdo, asistido extraordinariamente por Pozo, para poner un pase atrás que Rubén Alcaraz, desde el borde del área, empalaba alto por poco.

La cara de los rojiblancos mejoraba, la del árbitro mejor ni comentarla. Desastroso sin más, aunque en este periodo empezó a equivocarse por ambos bandos. Primero no señaló una mano en el control de Leuko y a renglón seguido amonestaba a Mandi. Pero lo más grave fue anular un gol legal al Lugo a la salida de un córner, en la que defensores y atacantes forcejeban por igual, pero el colegiado señaló falta a favor del Almería.

Los de Lucas Alcaraz empezaban a entrar mejor por banda. En el 62 un centro chut de Pozo por la izquierda se topaba con el larguero. A continuación Nano ponía un centro atrás a Verza que la estrelló en la defensa, pero la jugada continuó, el balón llegó a Fidel en la derecha, éste la puso en área chica donde Hicham cabeceaba alto en boca de gol.

Albarracín, que había salido por Cristian, disparó cruzado dentro del área, en la mejor opción visitante del segundo tiempo. Iriome se tocía el tobillo y obligaba a Francisco a realizar su tercer cambio, entrando Escriche.

A siete minutos para el final Hicham tuvo la victoria en sus botas. El delantero ganaba la partida al portero fuera del área, pero se quedaba sin ángulo, optando por el disparo forzado cuando Fidel esperaba el centro. Un disparo lejano de Rubén Alcaraz se marchaba por centímetros. El Almería apretaba pero el gol se resistía. En el último minuto una falta sobre Pozo en la corona del área, la remataba Rubén Alcaraz y la ponía en la misma escuadra para abrir el marcador y llevar el delirio a las gradas del Mediterráneo.

Pero el final del partido sería aún más emocionante, y es que en un despiste de la zaga local, Motta cometía penalti y era expulsado en la última jugada del partido. René se convertiría en el salvador del partido al detener el penalti en un encuentro con un suspense de auténtico infarto. Los puntos se quedaron en casa y el Almería suma así los 25 puntos al ecuador de la primera vuelta del campeonato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.