Crónica. Osasuna asaltó el Mediterráneo en una tarde gris del Almería

10/02/18. Manolo Serrano

UD Almería 0-1 CA Osasuna

Los de Lucas Alcaraz se vieron superados en la segunda mitad, en la que encajaron el único gol del partido tras un grave desajuste defensivo a la salida de un córner, obra del ex rojiblanco David Rodríguez.

Mandi dejó a su equipo en inferioridad al lesionarse en el tramo final del choque.

Almería y Osasuna se medían en la tarde de hoy en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, con los rojiblancos un punto por encima del descenso y los rojillos a dos de los puestos que dan derecho a jugar play off de ascenso, de manera que ambos conjuntos saltaban al terreno de juego con necesidades. Ante la ausencia por lesión de Verza, Lucas Alcaraz apostaba por un once donde aparecía Sulayman, que debutaba con la UDA, y en el que Lass también partía de inicio en cambio de Mandi, deshaciéndose así el trivote del centro del campo para pasar a un 1-4-2-3-1.

Sonaba el pitido inicial y lo hacía con susto para la UD Almería, que pudo haber encajado el primer tanto en el minuto 1, cuando en jugada enasayada a balón parado, Quique se plantaba solo en el área y buscaba la cabeza de Torró, que marcaba casi a bocajarro, sin embargo, la jugada se anuló erróneamente desde su inicio por un fuera de juego inexistente del ex rojiblanco.

Hubo que esperar al minuto 8 para ver un acercamiento peligroso de los locales, cuando Gaspar centraba con tanta intención como peligro, en busca de un Soleri que, habiéndose adelantado a su par, no llegó por poco. El mando del partido no estaba muy claro, aunque la iniciativa intentaba llevarla el conjunto pamplonica.

Apunto de llegarse al minuto 20, Soleri, que estaba completando un gran trabajo en ataque, bajaba el esférico al borde del área, recibiendo una falta muy peligrosa que, como no podía ser de otra forma, Rubén Alcaraz ejecutó en busca de su cuarta diana de tiro directo. Esta vez Herrera lo impidió, adivinando la intención del rematador y quedándose inmóvil en su palo.

Pasada la media hora el Osasuna apretaba con una doble ocasión, primero en un centro al segundo palo que remataba Clerc por encima del larguero, un minuto más tarde Quique intentaba asociarse con David Rodríguez, otro ex rojiblanco, que no llegó al centro por muy poco.

La primera parte, que acabó con el resultado inicial de 0-0, se caracaterizó por las escasas ocasiones de gol en un partido bastante igualado donde destacó, por parte local, la gran labor de Soleri que se peleó constantemente con los centrales, ganando la partida en muchas ocasiones a Aridane, que sufrió para poder frenarlo. Por el bando visitante, fue Quique quien llevó practicamente todo el peligro de su equipo.

Arrancaba la segunda mitad y lo hacía sin cambios. En el minuto 49, un córner lanzado desde la derecha lo mandaba al fondo de la red David Rodríguez para hacer el cero a uno, aprovechando un enorme despiste de Nano, que no siguió su marca y lo dejó rematar solo, por bajo, y en inmejorable posición.

El Almería echaba de menos a Pozo, que apenas lograba entrar en juego, y empezaba a perder claramente la partida en el centro del campo, donde Sulayman se veía de desbordado. En el 55 René salvaba a su equipo con un paradón a cabezazo de David Rodríguez, que ya celebraba su segundo tanto, aunque por suerte el palo rechazó en segunda instancia el esférico.

Los de Lucas Alcaraz no reaccionaban y se mostraban incapaces de elaborar jugadas, con Soleri, Gaspar, Lass y Pozo inéditos en la segunda mitad, todo lo contrario que su rival, que se acercaba cada vez con más peligro buscando la sentencia. El técnico granadino se veía obligado a mover el banquillo para cortar la emorragia, introduciendo a Mandi y a Fran Rodríguez por Sualyman y Motta respectivamente en el minuto 62 y 64, mientras que en el 68 agotaba las sustituciones dando entrada a Fidel por Lass. 

Pasaban los minutos y el Almería lo intentaba, pero le faltaba mordiente y chispa, que solo apareció en ocasiones contadas por parte de Fidel, que dispuso de la mejor ocasión del Almería en el partido, cuando aprovechó un gran pase de Rubén para adentrarse en el área y rematar por encima del larguero. A ocho minutos del final Mandi se lesionaba solo y dejaba a su equipo en inferioridad.

Todo eran contratiempos para un Almería que se sentía incapaz. Solo en el descuento y a la desesperada, los rojiblancos colgaron balones al área sin llegar a poner a prueba a Herrera. Al final se marchan del Mediterráneo en una tarde gris de lo pupilos de Lucas Alcaraz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.