Crónica. Las defensas se impusieron a los ataques en un duelo de alto voltaje

17/03/19. Manolo Serrano

UD Almería 0-0 Granada CF

Almería y Granada firmaron tablas en un choque muy intenso, donde escasearon las oportunidades claras merced a las férreas defensas de ambas escuadras.

El Mediterráneo registró su mejor entrada de los últimos años, con 13.273 espectadores y amplia presencia de seguidores visitantes, viviéndose en sus gradas una fiesta con un derbi andaluz que destacó por su deportividad.

Arrancaba la 30ª jornada de liga en el Estadio de los Juegos Mediterráneos donde Almería y Granada peleaban, por acercarse a los play off el primero y por el liderato el segundo. Casi nada. Y con la mejor entrada de la temporada para hacer más bonito si cabe el derbi andaluz de hoy, en el que Fran Fernández introducía a Narváez y a Demirovic en lugar de Rioja y Álvaro, habituales en el once rojiblanco.

Arrancaba el encuentro con posesiones alternas pero con un Almería que gozaría de la primera ocasión clara del partido, cuando Corpas recuperaba un balón mal despejado por el portero Rui Silva y se internaba en el área para asistir a Demirovic en el segundo palo, quien sin apenas ángulo, lanzaba su disparo al lateral de la red.

En el 10 una contra lanzada por los locales acababa con Juan Carlos buscando el remate desde el borde del área, aunque le pegó mordida a la pelota y su tiro casi se convierte en una asistencia a Narváez que no llegó por poco. La respuesta del Granada la puso Rodri que se hizo con un balón recuperado por su equipo para fallar en el mano a mano contra René, que le ganó la partida y evitó el gol.

Ya en el 19 los rojiblancos volvían a la carga, Corpas se iba de su par desde la derecha, ponía un centro al corazón del área que despejaba un defensa y Martos, en buena posición, no acertaba a engatillarla desde la frontal. El choque estaba abierto, con alternancias en la posesión del esférico aunque con el Almería algo más incisivo y pisando más área que su oponente.

Al borde de la media hora Rodri se la dejaba de cara a Montoro que buscó desde lejos colocar el esférico al palo izquierdo de René pero no lo hizo con la precisión que pretendía y su disparo se marchó alejado de la portería. 

Una rápida jugada al primer toque del Almería empezó por la derecha y acabó por la izquierda donde Martos asistió a Juan Carlos que remató a las manos de Rui Silva. La intensidad del duelo era bastante alta, así el Almería se marchaba al descanso con 2 amarillas, las que vieron Eteki y Owona, por otras dos de los visitantes, para Víctor Díaz y San Emeterio, para irse a vestuarios igualados a todo en el Mediterráneo.

Daba inicio la segunda parte con el mismo ritmo que tuvo la primera. Los rojiblancos lo intentaban casi siempre por la banda derecha donde Corpas seguía cuajando una excelente actuación. Mientras tanto, el bloque defensivo del Almería se mantenía muy solidario, con continuas ayudas que lo convertían en un muro infranqueable para los visitantes.

Entraba Álvaro por Demirovic en el 56, y Antonio Puertas por Vadillo en el 58. Después lo hacía en el 65 Rioja por Narváez y en el 66 Adrián Ramos por Rodri. Fueron cuatro cambios en apenas diez minutos en un partido en el que los técnicos empezaban a buscar ya alternativas desde los banquillos.

La banda derecha de los locales seguía siendo un quebradero de cabeza para el Granada, aunque los centros, siempre peligrosos, se perdían al segundo palo sin encontrar rematador. También Rioja empezó a dar profundidad por la izquierda a raíz de su entrada en el campo.

Montoro dejaba su sitio a Azzez en el 75, con lo que el Granada agotaba sus cambios. El encuentro entraba en su tramo final y las ocasiones claras brillaban por su ausencia. Rioja en el 80 ganó línea de fondo pero su centro atrás tampoco lo remató nadie.

En el 85 una rápidísima transición del Almería llegaba a las botas de Rioja que se cruzaba medio campo a velocidad crucero, pero su centro hacia Álvaro no lo remató el delantero de primeras, al escoger la opción del control.

Los rojiblancos apretaron en los últimos compases y metieron una marcha más que obligó al Granada a replegarse, pero no fue suficiente para que el marcador se moviese, concluyendo con empate a cero y reparto justo de puntos en el Mediterráneo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.