Crónica. La UDA pierde un punto, in extremis, del inexpugnable Nuevo Los Cármenes

27/10/18. Rubén Rozas Jódar

Los de Fran Fernández acariciaron el empate en un disputado encuentro, hasta el minuto 89, en el que los locales lograban el tanto de la victoria que dejaba los puntos en Granada.

Esteban Saveljich retornaba al once inicial tras superar la micro rotura en el abductor que le tuvo apartado cerca de dos semanas. Los almerienses partían durante la mañana del sábado junto a su afición con la mirada puesta en asaltar el territorio nazarí. Fran Fernández no presentaba numerosas novedades en su once, en concreto dos. La baja obligada de Juan Ibiza por lesión era suplida por Saveljich, después de que el central argentino recibiese el alta médica, el otro cambio se encontraba en la banda derecha, donde regresaba José Corpas, en detrimento de Narváez, quien tuvo que retirarse en el choque en Albacete.
Minuto a minuto se iba poblando el sector visitante, donde se esperaban unos 700 seguidores. Una hinchada que comenzaba a alentar a los suyos desde antes de que el esférico echase a rodar. Unos fieles almeriensistas que iban a ver sobre el verde hasta a tres viejos conocidos, Rodri, Antonio Puertas y Montoro.

A las 17:57 horas, ni un minuto más, ni un minuto menos, los 22 protagonistas ponían el primer pie sobre la hierba del Nuevo los Cármenes, mientras de fondo sonaba el himno granadinista, cantado a capela por su afición. Antes de que empezase el espectáculo se guardaba un respetuoso minuto de silencio por el reciente fallecimiento del guardia civil que perdía la vida en la localidad de Huétor Vega.

Iban a ser los hoy negros quienes pusiesen el primer balón en juego. No habían transcurrido ni cinco minutos de partido, cuando el cuarto árbitro hacía amago de llamar la atención al técnico gallego, Diego Martínez, por salirse de su área técnica. La primera ocasión del duelo tuvo protagonismo visitante, a la salida de un saque de esquina que botaba Juan Carlos, y el cabezazo de Saveljich se marchaba por encima del larguero.
No tardaba en reaccionar el cuadro local, en otra oportunidad sin éxito. Los locales trataban de salir con el balón jugado desde atrás. Estábamos ante el estreno este curso del balón invernal en territorio nazarí.

Rozábamos los primeros 600 segundos, cuando se cantaba el uy en el graderío. Vadillo se plantaba sin oposición ante René desde el costado derecho, perdiéndose la pelota por línea de fondo, a escasos metros del segundo palo. Poco a poco el conjunto local iba haciéndose con el control del choque. El dominio granadino cada vez se hacía más latente, con continuos saques de esquina que obligaban a ejercerse a la zaga almeriense. Los nazarís querían mostrar su valía ante su público en una grisácea tarde a los pies de Sierra Nevada.
Apunto estuvo de adelantarse la escuadra comandada por Diego Martínez mientras un futbolista de cada bando se dolía sobre el césped, cortando el peligro la defensa unionista. Protestaba el público una clamorosa mano de Vadillo, quien cortaba un despeje de la línea defensiva almeriense.

Pasada la media hora de juego, la afición local comenzaba a mostrar su malestar por la actuación de Arcediano Monescillo. Todavía estaba discutiendo la hinchada nazarí cuando Fede Vico mandaba un latigazo que no acababa dirigiéndose entre los tres palos. Estábamos llegando a los últimos compases del primer tiempo, la hinchada visitante se animaba cada vez más, aunque los ánimos iban por rachas.

Restaban escasos dos minutos para que ambos conjuntos pusiesen rumbo al túnel de vestuarios, cuando se desataba la tormenta. Antonio Puertas se internaba al área, se caía al suelo tras un posible choque con un defensor, y comenzaba una tangana que finalizaba con René por arrastrado sobre la hierba y con la primera cartulina del encuentro, en este caso para Antonio Puertas. El sonido de viento se dejaba notar en el Nuevo Los Cármenes ante el descontento del público que ocupaba sus butacas. Sin que el electrónico se moviese, concluía este primer periodo ante una hinchada nazarí que se mostraba totalmente disconforme con la labor del juez de la contienda.
Sin sustitución alguna por parte de ninguno de los dos equipos se reanudaba el choque. La primera ocasión de la segunda parte había sido para el conjunto dirigido por Fran Fernández, pero los rojiblancos de rayas horizontales conseguían asediar a los almerienses, teniendo que intervenir René con insistencia para mantener el arco sin perforar.

No obstante, los indálicos no se echaban atrás y también lograban llegar a la portería rival. Casi llegábamos a los primeros 15 minutos del segundo tiempo, cuando un potente chut de Corpas era repelido por el arquero.

En el 61’ tenía lugar la primera permuta del duelo, Diego Martínez retiraba a Antonio Puertas para dar entrada a Pozo, ante los pitidos visitantes y los clamorosos aplausos nazarís. No excedía demasiado para contemplar el primer bando en el cuadro de Fran Fernández, quien sacaba a Juan Carlos para sacar al mediapunta hispalense, Chema Núñez ante el delirio de los más de 700 seguidores indálicos que le coreaban. Transcurría el 67’ de partido cuando el guardameta gaditano tenía que volver a entrar a escena para salvar un remate de cabeza del cuadro local. Lo que provocaba el calor de la hinchada nazarí.
Pasábamos del minuto 70 cuando se producía el segundo cambio en el bando indálico, saltando al verde Narváez en sustitución de Rioja. Seguidamente era Diego Martínez era quien movía fichas, retirando a otro ex-unionista como Rodri para que pisase la hierba del feudo nazarí Adrián Ramos.

Los granadinos se gustaban, generando numerosas ocasiones, pero que no terminaban con el balón atravesando las mallas indálicas. La buscaba Corpas cuando no quedaban ni tres minutos de partido con un latigazo que se marchaba por encima de la portería defendida por Rui Silva. Apenas un minuto más tarde, Pozo inauguraba el marcador cuando este parecía que no se iba a mover. El canterano sevillista con un tercero remate de cabeza a centro de Fede Vico obtenía el premio que venía buscando, perforando las mallas de la guardia almeriense.

Ello provocaba que Fran Fernández retirase a Saveljich para introducir a Sekou. Los almerienses agotaban sus armas para lograr rascar, al menos, un empate. Prueba de ello René en los últimos compases subía a la desesperada a rematar un saque de esquina, quedándose tendido sobre la hierba tras un golpe, y con la consiguiente clamorosa ocasión nazarí que lograba cortar Yan Eteki cuando Adrián Ramos se introducía al área indálica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.