Crónica. La UD Almería prolonga sus malos números lejos del Mediterráneo

11/11/18. Rubén Rozas

Rayo Majadahonda 2-0 UD Almería

Los rojiblancos vieron como los majariegos rompían el empate inicial al filo del descanso, mientras René evitaba en el tiempo extra del primer acto el segundo tanto del conjunto local en un dos contra uno.

Aitor García de vaselina en el 88’ ponía la puntilla a los indálicos.

El caprichoso destino y los problemas del Rayo Majadahonda para que su estadio se adapte al fútbol profesional deparó que la UD Almería viviese su particular partido de Champions. Propiamente el encuentro correspondía a la decimotercera jornada de La Liga 123, pero el escenario si cumplía las exigencias del máximo organismo europeo. Por ello, algo más de 100 seguidores rojiblancos se dieron cita en el Wanda Metropolitano. Un recién ascendido jugando de prestado en un estadio de cinco estrellas, siendo 2.216 los hinchas que ocupaban su butaca en el feudo del Atlético de Madrid.

Para este choque, Fran Fernández introducía hasta tres permutas en comparación a la última cita en el Mediterráneo. La primera era la ya supuesta de Yan Eteki al once tras cumplir sanción, siendo Arzura el damnificado. Las otras dos novedades recaían en las botas de Chema y Narváez, relegando a Luis Rioja y Juan Carlos Real a la bancada. Con la hora casi justa saltaban los 22 contendientes acompañados de los colegiados del choque al césped atlético, siendo a las 16:01 cuando el esférico comenzaba a girar sobre la hierba.

El conjunto almeriense era quien ponía el balón en jugo, pero eran los majariegos, quienes eran protagonistas de las primeras aproximaciones a meta, aunque sin gran peligro. Sin embargo, el primer disparo entre los tres palos tuvo color rojiblanco, bueno negrillo, con un disparo nada más pisar el área local de Chema Núñez. Un lanzamiento que obligaba a intervenir al arquero blanquillo, Basilio, mandando el zurdazo del hispalense a saque de esquina.

En el minuto 11, Saveljich veía la primera cartulina del partido con una falta a unos 35 metros de la meta defendida por René Román. Un lanzamiento de falta que no llegó a inquietar a los unionistas. Dos minutos más tarde los indálicos no se adelantaban milagrosamente con un pase atrás de Narváez que tocaba Corpas en boca de gol, sin que introdujeses el esférico en las mallas majariegas. La bola tocaba en la madera, y el rechace caía en pies, chutando y topándose su disparo con un rival. Una acción que conllevaba la retirada del futbolista local Luso por molestias, dando Iriondo entrada a Galán.

Poco a poco, los de la Comunidad de Madrid iban recuperando el control del partido con largas posesiones. En la grada se dejaba notar la hinchada local con un entregado sector de animación de unas 30 personas situadas en una de las esquinas del Wanda Metropolitano. En la esquina contraria se localizaba la parroquia almeriense, quien a ratos se animaba con algún que otro cántico hacia los suyos. No obstante, había aficionados de la UD Almería repartidos por la zona de preferencia, única zona abierta para la afición, del feudo madrileño.

Nos aproximábamos a la media hora de juego, cuando un cabezazo de Owona tras el bote de un nuevo saque de esquina se marchaba por encima de la red de la portería guardada por Basilio. 60 segundos más tarde eran los madrileños quienes veían como Gorostegui Fernández les mostraba la primera tarjeta del partido, viéndola el carrilero, Andújar.

Durante los últimos compases del primer tiempo, los de Fran Fernández empezaron a crear más peligro a los pupilos de Iriondo, pero el gol, la gloria del fútbol, no terminaba de llegar. Aunque también tuvo la suya la escuadra majariega con un potente disparo de Iza Carcelén que atajaba René.  Casi llegábamos al descanso cuando los locales se ponían en el electrónico con un tanto de Aitor a pase raso de Varela.

Con un doble lanzamiento de esquina de los almerienses, que se veían por detrás en el marcador, un doble acercamiento de cada conjunto, el último de Aitor García que tras un dos contra uno y el intento de vaselina se encontraba con una soberbia actuación de René. Así concluían los dos minutos de prolongación que mostraba el cuarto árbitro y se ponía fin al primer periodo.

Movía su primera pieza Fran Fernández justo al volver del descanso. Saltaba al verde Luis Rioja, mandando al banquillo a José Corpas, ex del Marbella por ex del Marbella. La segunda parte se iniciaba con llegadas de ambos conjuntos, sin que ninguno lograra sumar un nuevo remate entre los tres palos.

Los minutos transcurrían, mientras el conjunto local era capaz de pausar el juego, llegando a una fase del encuentro, en el que se antojaba bastante lejos un nuevo tanto en el partido. Superábamos la hora de partido cuando Fran Fernández decidía cambiar de sistema de juego. Entraba al terreno de juego Juan Carlos en lugar de César de la Hoz. De esta manera el técnico almeriense ponía un 4-1-4-1 sobre el césped del Wanda Metropolitano.

Agotaba sus balas el cuadro almeriense con la marcha de Narváez y la entrada del hispano senegalés, Sekou. De esta manera, Fran Fernández volvía a transformar su sistema de juego, pasando a jugar con dos jugadores en punta. Los seguían intentando los indálicos, que no daban con la tecla del empate, observando como, por entonces, sumaban una nueva derrota a domicilio a su casillero.

Dos minutos restaban para que Gorostegui Fernández decretase el final de la contienda, cuando Aitor García aumentaba la ventaja de los majariegos. El de Gibraleón se la picaba a René antes de que el esférico diera un segundo bote. El encuentro estaba visto para sentencia, difícilmente los rojiblancos podrían rascar algún punto de su visita al Wanda Metropolitano, aunque no sería la primera vez que los almerienses tirasen de épica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.