Crónica. Inyección de moral gracias al torneo del KO

11/09/18. Rubén Rozas

Málaga CF 1-2 UD Almería

Héctor Hernández abría el tanteador de La Rosaleda en el primer tiempo, desde el punto de los once metros del Gol Sur, igualando un gran Sekou, tras rechace de un lanzamiento de penalti ejecutado por él mismo. Adri Montoro le daba la vuelta al partido en el 78.

Los rojiblancos repiten el resultado cosechado en su última visita a la capital costasoleña.

Visitaba la UD Almería, contando con el apoyo de escasos 20 seguidores, La Rosaleda para abrir veda en la competición del K.O. Enfrente el conjunto local, el todopoderoso Málaga CF y único equipo que solo conoce la victoria en la categoría de plata, disputando el duelo ante 13.036 aficionados. En el once de Fran Fernández solo se vislumbraba un titular del desplazamiento a Pamplona, caso de Ángel Trujillo.

El speaker de la escuadra nombraba con suave voz la alineación de los rojiblancos: Fernando; Adri Montoro, Trujillo, Juan Ibiza, Iván Martos; César de la Hoz, Yan Eteki; Narváez, Chema, Lin y Caballero. Así como los suplentes. Mientras, se observaba una actuación totalmente distinta con el cuadro de Juan Ramón López Muñiz, acompañando una música de fondo a la voz de La Rosaleda, y con un mayor ánimo. Además, en el videomarcador del feudo malaguista se leía nítidamente el himno del conjunto costasoleño. Una Rosaleda que presentaba un tímido ambiente cuando saltaban los 22 protagonistas al verde. La hora no invitaba a la afición a ir al choque, día laborable, 18:45 hora de la tarde, previa del partido de la selección española.

Comenzaba animado el conjunto blanquiazul, dominando de inicio y consiguiendo el primer saque de esquina del partido sin llegar siquiera al minuto2 de partido. Ambos técnicos observaban el encuentro de pie, incluso saliéndose el preparador local del rectángulo del área técnica, sin que el cuarto juez le llamara la atención. Pasaba el minuto 5 cuando los almerienses empezaron a meterse en el choque con modestos acercamientos a la zona de tres cuartos.

Al igual que ocurre en el Nuevo Los Cármenes de Granada, en La Rosaleda el graderío tenía la oportunidad de ver el encuentro en el videomarcador. Mientras tanto ambos equipos jugaban sobre la hierba, donde a los indálicos les costaba crear peligro a su rival. Rozábamos los primeros 1.500 segundos de juego sin que se hubiera producido algún remate peligroso en ninguno de los dos conjuntos. No fue hasta el 27’ cuando tuvo lugar la ocasión más clara, hasta el momento, del choque. Iván Martos roba una bola en la medular, se marcha en velocidad por el centro, llega a la frontal, y cuando su lanzamiento parecía que podía besar las mallas se estrella contra el larguero del arco defendido por Kieszek. Un remate que pudo observar Nano desde la tribuna del estadio malaguista.

Restaban 10 minutos para el tiempo de descanso, cuando Iván Rodríguez cabeceaba un centro desde el lateral, marchándose su remate por encima de la meta de Fernando. El juego rojiblanco se volcaba por el carril izquierdo copado por futbolistas del filial, si bien los boquerones tenían mayor presencia que el cuadro dirigido por Fran Fernández. Justo se llegaba al minuto 45 cuando la zaga almeriense cometía penalti sobre Hicham, una máxima pena que materializaba Héctor Hernández. Nada más introducirse el esférico en la red, Gorostegui Fernández señalaba la conclusión de un flojo primer tiempo de los unionistas. Segundo encuentro consecutivo que los almerienses eran castigados desde el punto de 11 metros.

Se reanudaba el juego teniendo la iniciativa la escuadra costasoleña, que recuperó rápido la bola tras el saque de centro de los rojiblancos, quienes trataban de salir con el balón jugado desde atrás. A pesar de que los malacitanos habían bajado el pistón, los unionistas no eran capaces de generar oportunidades de gol. Fran Fernández no había realizado ninguna permuta antes que la pelota volviese a rodar, lo que sí hizo fue intercambiar la posición de Narváez con la de Chema, pasando el sevillano a jugar en banda derecha, esto solo era temporal, volviendo pronto ambos jugadores a sus posiciones iniciales.

Si en la primera parte la elaboración almeriense tenía lugar en la banda izquierda, ahora el protagonismo recaía en la banda contraria, conectando Narváez con Chema de manera asidua.  Un segundo tiempo en el que Sekou retornaba al césped, tras no haber pisado este en choque oficial desde la cita en el Carranza. Quien se iba a la banca era Pablo Caballero, en un clamoroso cambio de hombre por hombre.

Si los malaguistas se adelantaron mediante un penalti, los rojiblancos igualaban con un tanto de Sekou tras repeler Kieszek el disparo del delantero desde los once metros. El delantero de origen senegalés, quien ya anotara ante los blanquiazules en pretemporada, se llevaba las manos a sus orejas después de escuchar continuos silbidos desde que cogiera el esférico para chutar el penalti. Un Sekou que era un incordio para los blanquiazules y con quien se cebaba la parroquia malaguista, con faltas de respeto incluidas.

A pesar del dominio local, en el 78’ los rojiblancos se ponían por delante en el electrónico tras perforar Adri Montoro las mallas de arco malacitano, después de recoger un rechace de Kieszek a disparo de falta. Se caldeaba el ambiente en la Costa del Sol, con una grada que aprovechaba cualquier acción con un futbolista rojiblanco para exigir que le pisasen. Apenas faltaban tres minutos de prolongación cuando Sekou veía la cartulina amarilla ante el delirio de la hinchada malaguista. Una hinchada que precisamente daba de lado a su equipo antes de que el señor colegiado pitara el final del partido.

Los almerienses consiguen así el pase de ronda en el torneo del K.O. repitiendo el resultado de su última visita a la capital costasoleña, allá por el año 2015. En aquella ocasión, los unionistas se llevaban los tres puntos de La Rosaleda gracias a un doblete de Tomer Hemed, haciendo inútil el tanto de Samu García que establecía el momentáneo 1-1 en el marcador.

Fdo: Rubén Rozas Jódar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.