Crónica. Empate a nada en el Mediterráneo

28/01/18. Manolo Serrano

UD Almería 0-0 CD Numancia

Ambos equipos expusieron poco y se repartieron justamente los puntos en un partido con escasas ocasiones de gol. Pozo y Gaspar, los mejores en ataque.

Soleri, que entró en el segundo tiempo, derrochó coraje y entrega en su debut.

Almería y Numancia medían sus fuerzas en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, en la décimo cuarta jornada de liga en segunda división, con los visitantes ocupando posiciones altas de la tabla y con los locales cayendo a puestos de descenso después de ver el resto de resultados cosechados hasta ese momento en la jornada, lo que le obligaba a vencer hoy si quería volver a salir de la zona roja. Lucas Alcaraz seguía fiel al once que viene utilizando en las últimas jornadas, con la única novedad de Gaspar que entraba por el sancionado Verza.

El encuentro no prometía mucho en sus inicios, con dos equipos imprecisos, que se mostraron mucho respeto y que apenas se pusieron en apuros, convirtiendo el primer cuarto de hora en aburrido e insulso. Hubo que esperar al minuto 11 para ver el primer intento de remate a puerta, obra de Nieto para los visitantes, tras una contra que acabó siendo infructuosa.

Otros 10 minutos sin nada reseñable, dieron paso al tramo más entretenido de la primera mitad, aunque apenas duraría diez minustos. Una jugada ensayada, a balón parado, propició que el balón llegara tras un cambio de banda previo, al pie derecho de Fidel, quien en el segundo palo centraba raso al primero buscando a Gaspar, al que se le anticipaba un defensa para enviar a córner. El mismo lo cabeceaba Mandi, sin apenas saltar, saliendo muy cerca del larguero de la meta defendida por Aitor.

La respuesta del Numancia llegaba un minuto más tarde, también tras una falta, en este caso lateral, en la que los visitantes gozaron de un remate de cabeza en inmejorable posición, pero cuya dirección no cogió portería. De momento todo el peligro llegaba en balones parados, en los que las defensas se veían superadas, pero donde los rematadores no encontraron la manera de ver puerta, por lo que nunca obligaron a intervenir a los porteros. Así Joaquín, en el 26 volvía disponer de un remate solo, que golpeó erróneamente con el hombro.

Pozo y Fidel, a la contra, realizaron la mejor combinación del primer acto, al borde de la media hora, pero murió con un pase del extremo al que no llegó Hicham. En el último cuarto de hora el Numancia dispuso del balón y el Almería esperó replegado, para buscar a Pozo en las rápidas transiciones que pudieran surgir. Sin embargo, no acertaron tampoco a crear peligro a la contra. Tan solo Milla para el Numancia lo intentaría disparando desde lejos, sin encontrar tampoco portería, antes del descanso, al que se llegó después de 45 minutos muy malos.

Tras la reanudación Soleri ocuparía el puesto de Hicham, para buscar algo distinto arriba, pero el partido seguía siendo un tostón, además de entrar en una fase de interrupciones que imposibilitaban dar continuidad al juego. Hubo que esperar al minuto 56 para ver el primer disparo a puerta del encuentro, y que bien pudo haber acabado en gol, si no fuera porque René lo impidió con una soberbia mano tras cabezazo de Pere Milla, completamente solo y casi en área chica, después de haber ganado la espalda a la zaga rojiblanca.

Los de Lucas Alcaraz quisieron reaccionar ante el susto recibido y se acercaron al área del Numancia en dos acciones consecutivas, la primera de Soleri, en la que Aitor despejó su centro raso, y en la segunda de Gaspar por banda, donde el portero atajó sin problemas bajo. Al menos el balón empezaba a ser de los rojiblancos, que proponían algo más. Entonces el Numancia buscaba las contras, y fue cuando Nieto se topó con el larguero en un potente disparo desde fuera del área. Se cumplía así el minuto 67 y seguía el empate a cero en el luminoso. 

Alcaraz volvía a mover el banquillo y daba entrada a Álamo por Fidel, que no cuajó una buena actuación. El choque empezaba a romperse, y al menos era el Almería el que llevaba la iniciativa aunque le costaba mucho generar peligro. Rubén Alcaraz dispuso de una falta peligrosa al borde del área que lanzó alta. Javi Álamo no estuvo nada acertado, y pese a que entró repetidas veces en juego, lo hizo siempre para equivocarse. 

Al final reparto justo de puntos en un encuentro bastante soso y aburrido, que solo se animó mediada la segunda mitad. Al Almería el punto le vale de poco, pues no le basta para salir del descenso, que ocupa por peor gol average con el Barcelona B con quien empata a 27 puntos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.