Crónica. El Huesca sacó los colores al Almería en el Mediterráneo

07/10/17. Manolo Serrano

UD Almería 0-3 SD Huesca

Cucho con dos goles y Melero con otro, hacían justicia en el Mediterráneo en un partido donde solo hubo un equipo, el visitante.

La UD Almería y la SD Huesca se medían en la octava jornada de liga, en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, y lo hacían igualados a once puntos y en puestos altos de la tabla. Ramis volvía a apostar por un 1-4-3-3 en el que no estarían Morcillo por sanción y Tino Costa por lesión, quienes fueron sustituidos por Owona y Alcaraz respectivamente,.

El arranque de partido estuvo animado, con dos cojuntos que no renunciaban al ataque y buscaban con decisión, pero sin acierto, la portería contraria. El juego era muy directo, por lo que las posesiones eran cortas y ningún equipo controlaba el choque. Pese a que locales y visitantes se mostraron imprecisos en los primeros minutos, el Huesca daba la sensación de estar algo mejor asentado en el terreno de juego.

Cumplido el primer cuarto de hora los jugadores de ataque rojiblanco seguían inéditos, con un Pozo y Juan Muñoz que apenas habían entrado en juego, mientras que Fidel lo hacía con poca precisión. Hubo que esperar al ecuador de la primera mitad para ver un disparo a puerta con peligro, lo realizó Pozo desde la frontal y estuvo apunto de sorprender a Alex Remiro, que desvió como pudo a córner.

Pero quien sí golpearía primero sería el Huesca en el minuto 26, al aprovechar Cucho un mano a mano ante René, tras una gran asistencia de Gallar que le habilitó ante el portero, con el que puso en 0-1 en el luminoso. A los de Ramis le costaba hilvanar jugadas en campo contrario, y no eran capaces de reaccionar al gol del Huesca. Eran seguramente los peores minutos del Almería como local desde que diera comienzo la temporada.

Ya en el minuto 42 Melero le ganaba la partida a Joaquín a la salida de un córner y hacía el cero a dos, con un remate en área chica, ortodoxo pero ajustado, que se colaba en la meta de René sin que éste pudiera hacer nada para evitarlo. En la última jugada del primer acto Cucho perdonaba el tercero a la contra, en un calamitoso primer acto de los rojiblancos en el que el marcador reflejaba los méritos de uno y otro equipo hasta el momento.

Daba comienzo la segunda mitad con un cambio por los locales, el de Nauzet por Verza, que no estuvo nada afortunado. El Almería quería pero no podía, y para colmo terminaría encajando un nuevo tanto. En el minuto 8 llegaba el tercero del Huesca tras un error inexpicable de Joaquín, quien al tratar de dar salida al balón, se lo entragaba de cara a Melero para que este, en un claro dos para el portero, dejara el esférico a placer a Cucho que hacía plácidamente el tercero, segundo en su cuenta.

El Almería hacía entoces su segundo cambio, dando entrada a Caballero por Juan Muñoz, quien no demostró merecer un puesto el once titular. Apenas cinco minutos después Ramis agotaba los tres cambios, sacando del terreno de juego a Fidel, que fue muy silbado por la grada, y dando entrada a Pervis. Gallar pudo hacer el cuarto pero René lo impidió.

El choque, aunque totalmente desequilibrado, parecía animarse algo para los rojiblancos, que al menos no perdían el balón con tanta facilidad y mejoraban ligeramente en ataque. Sin embargo, ni la tranquilidad de un Huesca sabedor de que los puntos no podían escaparse de ninguna forma, fue suficiente para que el Almería acortara distancias, ni pusiera en aprietos a Remiro.

De esta forma los puntos y la buena imagen del Almería en casa, volaban de un plumazo del Mediterráneo, que despedía con una pitada a su equipo. El jueves los de Ramis visitarán Vallecas con la necesidad de mostrar una cara bien distinta a la de hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *