Crónica. El Huesca prolonga la hemorragia rojiblanca

15/02/20. Miguel Cano

SD Huesca 3-2 UD Almería

Los locales desaborlaron a los visitantes por bandas a lo largo de todo el partido. Mikel Rico dio una completa exhibición y anotó dos goles.

El Almería consiguió recortar distancias hasta en dos ocasiones pero no fue suficiente para remontar y sucumbió al dominio oscense.

Segundo y cuarto se cruzaban en el campeonato doméstico en el Alcoraz en busca de los tres puntos. José María Gutiérrez introducía hasta seis cambios respecto al choque frente al Racing. Por su parte, el Huesca pretendía volver la senda de la victoria después de dos derrotas consecutivas.

Ambos conjuntos buscaban la portería con ahínco pero se precipitaban en la entrega de balón en los metros finales. Los locales cercaban la portería rojiblanca con más insistencia y tanto Dani Raba como Ferreiro no rehuían el centro lateral. La primera ocasión del encuentro llegaba en el 9’ en botas de Juan Carlos Real pero la zaga despejaba en el área pequeña su disparo después de un rechace.

Los visitantes se desmelenaban un poco más a partir del cuarto de hora pero seguían siendo muy imprecisos y la sensación de peligro oscense no cesaba. Pedro López comenzaba a erigirse como un incordio en la banda derecha pero Sivera se mantenía muy concentrado a la hora de medir la llegada al balón.

Las acometidas aragonesas encontraban premio en el 22’ con un muy buen cabezazo de Okazaki. El japonés remataba en escorzo el centro de Ferreiro para abrir la lata. Cuatro minutos más tarde llegaba el 2-0 obra de Mikel Rico. La jugada era protestada, pues los futbolistas almerienses entendían que el centrocampista se había ayudado de la mano en el lance previo a su remate dentro del área. Tras consultarlo con el VAR el árbitro, el desastre para los visitantes se confirmaba.

La UD Almería proseguía en su particular vía crucis y se aupaba a lomos de Lazo y Kaptoum a fin de encontrar un poco de fluidez y respuesta al dominio blaugrana. Juan Muñoz disponía de una ocasión con un lanzamiento de falta en el 35’ e instantes después Corpas mandaba demasiado arriba un pase atrás de Romera. Eran los primeros acercamientos serios de los visitantes.

El Huesca tenía muy claro su plan y continuaban percutiendo la banda sin ningún complejo. En uno de esos envíos, Pedro López tenía el gol de la sentencia pero su intento con la testa se marchaba un poco desviado. Mientas tanto, el central Insua tenía que salir sustituido por una dolencia física. Ídem para Petrovic, que daba paso a Fran Villalba. En estos minutos finales apenas pudo jugarse pero era el Huesca quién terminaba atacando.

Tras el paso por los vestuarios, el técnico del Almería cambiaba a Maras por Martos en busca de mayor empaque defensivo. Sin embargo, el guión de la función no se alteraba y los visitantes seguían sufriendo en los centros y se mantenían inoperativos en ataque. De hecho, Pulido a punto estaba de marcar tras un gran centro de Javi Galán.

Su compañero Juan Carlos tenía la más clara después de un fallo en el control de Romera. Sivera se hacía grande y conseguía retener el disparo a placer del gallego. Villalba recortaba distancias con una gran jugada individual en el 54’. El mediapunta recortaba a su par y se sacaba un latigazo imposible para el guardameta oscense. Empezaba un nuevo partido en el Alcoraz.

La alegría de los visitantes duraba poco, pues siete minutos más tarde Mikel Rico anotaba su segundo tanto. El centrocampista era el más listo de la clase y finalizaba con el barullo que se había desencadenado tras una falta botada por Mosquera. El Almería acusaba el golpe y no parecía reaccionar de la misma forma que en el inicio de la primera parte. Apenas contaba con posesión útil y era de manera constante víctima de la presión oscense.

José María Gutiérrez agotaba sus opciones con la sustitución de un inédito Lazo por Appiah. A nivel táctico, colocaba una defensa de tres conformada por Costas, Romera y Martos. En respuesta a esta estrategia, el Huesca ya no atacaba con tanta frecuencia y buscaba el contraataque para cerrar el encuentro.

Las ocasiones rojiblancas brillaban por su ausencia mientras que el Huesca se asomaba con mayor frecuencia al arco rival. En el 75’, Okazaki obligaba a Sivera a intervenir una vez más. El combinado de Míchel no se parapetaba atrás, por lo que le resultaba al cuadro indálico atacar con criterio y rigor.

Los intentos eran muy tímidos y corrían a cargo sobre todo de Appiah y Corpas, efectivos de la banda derecha. El Huesca no se arrugaba y alternaba las transiciones con posesiones duraderas. Estas iban matando el choque poco a poco y dinamitando las pocas opciones rojiblancas.

Las alternativas del equipo de Almería volvían a acercarse, ya que Darwin Núñez colocaba el 3-2. El charrúa no fallaba el mano a mano tras un error en la salida de balón de su rival. El partido se volvía a abrir. Conscientes del propósito de su entrenador, los futbolistas locales comenzaron a amasar una gran cantidad de balón y a jugar a las cuatro esquinas.

Los rojiblancos buscaban robar en zona de tres cuartos y bombardear a su rival. En el 89’, llegaba una clara oportunidad para David Costas. El central se disfrazaba de extremo y solo Álvaro Fernández conseguía detener el intento desde fuera del área.

Cinco minutos se descontaban en la parroquia local con el Almería con la mayor parte de la posesión. Sin embargo, los centros no eran precisos, por lo que los atacantes no conseguían disponer de opciones de remate. El Huesca sellaba la victoria y hundía aún más a su rival directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.