Crónica. El Almería se deja dos puntos en la peor entrada de la temporada

26/05/19. Miguel Cano

UD Almería 0-0 AD Alcorcón

Almería y Alcorcón se vieron las caras en un descafeinado partido que apenas tuvo ocasiones de peligro.

Fernando se erigió en el héroe de los suyos tras parar un penalti a Juan Muñoz. Los centrales secaron a los delanteros y solo los extremos de ambos se acercaron al gol.

Las constantes interrupciones y la intensidad de los alfareros lastraron una tímida reacción rojiblanca encabezada por Rioja.

La UD Almería regresaba a su estadio y esperaba a un Alcorcón pero que quería mejorar su imagen tras tres partidos sin ganar. Ambos habían cumplido su objetivo por lo que su once se encontraba plagado de novedades. Cristóbal Parralo alineaba a Lizoain, Elgezabal, Mayoral y Borja Galán, mientras que Fran Fernández daba la oportunidad a suplentes habituales como Fernando, Chema y Narváez. La sanción de Saveljich le abría las puertas a una pareja de centrales prácticamente inédita esta temporada: Owona y Juan Ibiza.

En medio de un estadio desangelado y con un sol ardiente, el Almería no tardaría en avisar. Álvaro se atrevió en el uno contra uno y tiró de puntera. Desde los primeros minutos, el ritmo del choque era muy lento y el juego se desarrollaba en zonas carentes de peligro. El primer acercamiento de los alfareros se convirtió en una jugada polémica en la cual el colegiado decretó la pena máxima. Sin embargo, Fernando se erigía como el héroe de los suyos y detenía el penalti. No habían pasado diez minutos y una acción controvertida ya había hecho acto de presencia.

Pasado ese ánimo inicial, los visitantes comenzaron a percutir por banda a través de unos activos Mayoral y Galán. Las llegadas se sucedían y los locales se vieron algo asediados. Pasado el cuarto de hora, intentó ordenarse a través de la posesión pero sin ser demasiado efectiva. A menudo, perdía el esférico, acción que los amarillos aprovechaban para explotar los espacios.

El conjunto rojiblanco no se sentía cómodo, pues las pérdidas de sus jugadores eran constantes. No terminaba de trenzar jugadas ni tampoco apuraba línea de fondo con Narváez o Rioja. En el 28´, el último dispuso de una buena oportunidad pero Lizoain salió muy bien del arco para quitarle espacios. Un minuto después, se volvió a asomar a la meta de su rival tras un balón parado. La bola se quedaba muerta en el área pero los alfareros despejaron el peligro rápidamente.

Pasada la media hora de partido, el Almería veía que su plan comenzaba a funcionar, ya que por lo menos había conseguido espantar al Alcorcón de la portería. A pesar de ello, la circulación no era nada fluida y las posesiones no tardaban demasiado en destruirse. El

empeño de los jugadores era más finalizar juego que iniciar y crearlo. Solo Rioja por parte de los locales y Nono y Galán por parte de los visitantes parecían proponer algo diferente.

A falta de juego interior, el plantel de Fran Fernández fiaba gran parte de sus opciones en el balón parado. En uno de estos Narváez aprovechó una segunda jugada para rematar pero su intento fue demasiado inocente.

La segunda parte comenzaba marcada por la lesión de Eddy Silvestre, que se marchaba sustituido por sus problemas físicos. El Alcorcón intentó volver al plan ofensivo del primer cuarto pero ahora su contrincante pedía mucho más la bola y presionaba sin reparos. De todas formas, el encuentro seguía muy disputado.

La balanza se pudo quebrar en el 52´ con un disparo raso de Narváez que rebotó en Laure. Un minuto después, una cabalgada de Rioja desembocó en un pase de la muerte al que no llegó por poco Chema Núñez. El extremo izquierdo no se escondía y la reclamaba para encabezar las acciones de peligro de su equipo.

Juan Carlos Real entró en el verde en el 57´en sustitución de Chema, y en su primera intervención provocaba una falta peligrosa. La reacción rojiblanca se vio interrumpida por un fuerte impacto de Juan Ibiza. Los futbolistas aprovecharon el parón de cuatro minutos para refrescarse pero perdieron parte de la tensión y el ritmo de partido volvió a ser lento.

La frialdad posterior de ambos conjuntos desactivó la electricidad de los jugadores de ataque. De hecho, las faltas y los balones rifados se trataban de elementos habituales. En el 66´ el Alcorcón trenzó una muy buena jugada pero Mayoral remató mordido a las manos de Fernando.

Lizoain y la zaga amarilla volvieron a frustrar el 1-0 a cargo de un sensacional Corpas, ingresado justo antes. El disparo del jiennense en el rechace del uno contra uno de Álvaro lo desbarataría la defensa bajo palos. La chispa había vuelto a los Juegos Mediterráneos y no deseaba ver apagada la llama de nuevo.

La concentración de alfareros en la zona central y la contundencia de Fernández y Elgezabal impedía tanto JC Real como a Álvaro tener ocasiones. Mientras, Juan Ibiza y Owona también se mostraban cada vez más seguros con el paso de los minutos. Por lo tanto, apenas había ocasiones de peligro.

En una de las acciones defensivas visitantes, Bellvis vio la segunda amarilla. Los cinco minutos de tiempo reglamentario más el descuento con un jugador más arrojaban algo de esperanza en la parroquia rojiblanca. La entrada de Caballero en los minutos finales respondía al interés de abrir una aguerrida defensa.

Owona la tuvo en el 88´ tras la segunda jugada aunque sus compañeros intentaban establecer un mayor asedio. No obstante, un choque entre Caballero y Lizoain volvía a interrumpir el juego y se llevaba más de tres minutos del juego. El cuadro madrileño trataba de defender con ahínco el resultado. Las interrupciones y un fuera de juego directamente inventado por el árbitro torpedeaban las intenciones del Almería. Entretanto, apenas se jugó en un descuento, que fue alargado ligeramente por Varón Aceitón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.