Crónica. El Almería no entendió la importancia del partido y acabó resucitando al Mallorca

20/05/2017. Manolo Serrano

RCD Mallorca 1-0 UD Almería

Los de Ramis solo inquietaron a los locales en el tramo final del encuentro. Brandon hizo el único tanto del choque en la primera mitad.

A falta de cuatro jornadas para que concluya el campeonato, la UD Almería se enfrentaba a un Mallorca sin margen de maniobra, al que solo le valía la victoria hoy en el Iberostar Estadio, en un encuentro donde los visitantes podrían dar por bueno todo lo que fuera sumar, al encontrarse en una situación relativamente más cómoda, con seis puntos más, y pudiendo cerrar su permanencia en los partidos de casa. En esta ocasión Ramis volvía a contar con el mismo equipo que la pasada semana lograra los tres puntos ante el Numancia, con la novedad de la vuelta de Nano tras cumplir sanción y la baja de Borja por acumulación de amarillas.

La salida de los bermellones denotaba la enorme necesidad de puntos de éstos, de manera que arrinconaron a los de Ramis en su área con acciones sobre todo dirigidas por un avispado Brandon y un atrevido Lago Junior que pusieron en jaque a la zaga visitante pero sin hacer intervenir a Casto, pese a la oleada de córners que sufrieron durante el primer cuarto de hora y a un remate de cabeza de Lago que se marchó por poco.

El encuentro empezó a dar un giro radical tras dos acciones de Nano por banda izquierda en las que el lateral ganó línea de fondo y puso sendos centros rasos al área chica que estuvieron cerca de encontrar a Quique, siendo las ocasiones más peligrosas del Almería hasta ese momento. El conjunto almeriense se empezaba a sacudir el dominio del Mallorca y manejaba el balón en campo contrario. Fidel veía el desmarque de Quique y le mandaba un balón medido para que el vallisoletano pusiera a prueba a Santamaría que desviaba el esférico con los pies.

Pasada la primera media hora y cuando mejor estaba el Almería llegaría el tanto local, Morcillo salía de su posición para cortar un balón en el centro del campo pero no conseguía su cometido, el esférico llegaba a Brandon y éste la enchufaba con un disparo cruzado desde fuera del área al que no llegó Casto. Era el 1-0 para el Mallorca que obligaba los de Ramis a buscar la igualada.

Sin embargo la reacción no llegó antes del descanso, el partido cambió poco y los visitantes, hoy de azul, no inquietaron a Santamaría, por lo que llegaron al descanso en desventaja por la mínima.

Empezaba la segunda mitad con un cambio en las filas unionistas, entrando Diamanka por un Azeez que cuajó una primera parte muy discreta y con muchos errores en la medular. Los primeros minutos fueron otra vez para el Mallorca, que tuvo en las botas de Lago Junior otra oportunidad dentro del área, aunque su disparo tras un intento de despeje de Ximo, salió muy desviado.

Poco le duraba el balón a los de Ramis ante un Mallorca que manejaba el encuentro a su antojo y en campo contrario, sin apenas sufrir para controlar al ataque rojiblanco, falto de intensidad, chispa y creatividad. Pasaban los minutos y el choque llegaba al ecuador de la segunda parte sin una sola jugada que reseñar por parte de la UDA.

Ya en el minuto 70, por fin una acción ofensiva a la contra acababa con un remate de Quique que pegaba en el lateral de la red, pese a que el delantero estaba rodeado por hasta cuatro defensas contrarios. Justo a continuación entraba Gaspar por Pozo, que tampoco tuvo su día. Precisamente fue el canterano quien se atrevería con un disparo lejano que se fue a la derecha de la portería de Santamaría.

El partido entraba en su tramo final y el Almería empezaba a apretar con un Gaspar que demostraba su frescura. En el minuto 80 llegaría la acción más clara para los de Ramis tras un pase lateral de Puertas que remató alto Fidel, con todo a placer para haber hecho la igualada. Los nervios se notaban en el conjunto local que lo pasaba mal después de haber controlado todo el partido. Ramis agotaba los cambios dando entrada a Juanjo por Motta.

Otro centro lateral, esta vez de Nano, estuvo apunto de alcanzarlo Puertas, de igual forma que otro pase del malagueño no atinó a controlarlo Quique. El Almería lo intentaba entrando por banda y el Mallorca lo pasaba mal pero quedaba muy poco tiempo y los locales no dejarían que se jugara prácticamente nada.

Los puntos se quedaron finalmente en Mallorca, lo que provoca que los bermellones, más ambiciosos hoy que su rival, se metan de lleno de nuevo en la lucha por la permanencia, mientras que el Almería deberá vencer en casa si no quiere meterse en un buen lío en los dos últimos encuentros de liga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *