Crónica. El Almería empieza el 2019 arrollando al Mallorca en el Mediterráneo

06/01/19. Manolo Serrano

UD Almería 2-0 RCD Mallorca

Los rojiblancos abrieron el marcador de penalti, por medio de Álvaro Giménez, en la última jugada de un primer acto igualado.

En el segundo tiempo sólo hubo un equipo, el Almería, que pudo haber goleado a un Mallorca superado por la presión asfixiante de los locales.

Juan Carlos hizo el segundo y definitivo tanto, mientras que Álvaro y Aguza fallaban sendas penas máximas cometidas todas sobre el delantero rojiblanco.

Arrancaba la UD Almería el año 2019 en su campo, ante el RCD Mallorca, y lo hacía formando con René bajo palos, defensa de cuatro con Romera, Saveljich, Juan Ibiza y Martos, este último como novedad en lugar de Andoni, pareja de dos en el centro del campo, con los fijos Eteki y De la Hoz, por delante Juan Carlos en la media punta, las bandas para Corpas y Narváez, este en cambio de Luis Rioja, y en punta de ataque con Álvaro Giménez.

Tras unos minutos de tanteo por ambos bandos, en un duelo de mucha igualdad, el primero en acercarse al área contraria sería el conjunto visitante, por medio de Merveil, muy activo por la derecha, quien ganaba la partida a Martos y ponía un centro raso buscando a De Groot en área chica, pero Saveljich despejaba el balón a córner.

En el 14 respondía Narváez con un disparo cruzado desde la esquina del área que atajó atento Reina. Cumplido el cuarto de hora Álvaro controlaba en el área y Raillo, a destiempo, parecía arrollarle sin que el colegiado viese acción punible, siendo muy protestado por la grada del Mediterráneo. A continuación Salva Sevilla asistía magistralmente a la espalda de la zaga rojiblanca, y Merveil, bien tapado por René, no pudo batirle en el mano a mano.

Cuando parecía que el encuentro se animaba y comenzaba a ganar en ritmo, llegaban minutos de juego embarullado, que el colegiado resolvió con tres amarillas, todas por la misma banda y en apenas cinco minutos, la primera para Pedraza del Mallorca, después para Corpas y por último para Romera, saldando con dos amarillas para los locales y una para los visitantes, lo que enfadó mucho de nuevo a la grada, que no entendía las decisiones arbitrales.

Ya en el minuto 33 llegaría la ocasión más clara del primer acto, cuando Romera ponía un centro medido desde la derecha que Álvaro Giménez cabeceba completamente solo, al borde del área chica, con toda la portería para el delantero que marcó mal los tiempos en el salto y acabó rematando desviado.

El Almería proponía más que el Mallorca en el tramo final del primer tiempo pero no le daba para encontrar la portería contraria. Sin embargo, en la última acción antes del descanso, una recuperación de balón del Almería propiciaba una contra en la que Álvaro, a pase de Juan Carlos, recortaba al lateral, lo dejaba sentado, y éste lo derribaba desde el suelo provocando un penalti que el propio delantero materializaba en gol. De esta forma los equipos se marchaban a vestuarios con 1-0 para los locales.

Comenzaba la segunda parte con dominio rojiblanco, siendo la primera oportunidad del bando local, en una contra lanzada por un rapidísimo Corpas que se apoyó en Álvaro, éste abría a la banda a Narváez que esperó la llegada de efectivos al área para poner un centro al segundo palo al que no llegó Corpas por muy poco. Jugadón del equipo que bien mereció el segundo tanto.

La siguiente acción de peligro volvía a tener a Corpas como protagonista, el extremo pentraba por la derecha, se zafaba de dos rivales dentro del área pero no encontró hueco para el disparo. Y para completar un gran primer cuarto de hora de segundo tiempo, el Almería, una vez más por medio de Corpas, pudo lograr aumentar su ventaja, en una clarísima oportunidad en la que, tras un disparo de Juan Carlos dentro del área, el esférico le caía al extremo en área chica, lo bajó con el pecho, y disparó ante Reina que evitó milagrosamente el segundo.

Los de Fran Fernández estaban superando claramente a su riva y merecían en dos a cero. Así en el minuto 64, otra contra de los rojiblancos acababa con Álvaro derribado dentro del área cuando recortaba a Raillo. El árbitro señalaba otra pena máxima, aunque esta vez Reina detenía su lanzamiento y salvaba de nuevo a su equipo de recibir un segundo gol que podría haber sido letal. Luis Rioja entraba por Corpas en esa acción.

Salva Sevilla puso a prueba a René en el saque de una falta lejana que atrapó el guardameta por alto. Pero fue solo un espejismo, los locales seguían insistiendo en su presión alta que tan buen resultado les estaba dando, y volvían a recuperar un balón por medio de Eteki, originando otra contra, esta en clara superioridad de tres para uno, que culminó Juan Carlos con un remate por bajo dentro del área ante el que nada pudo hacer Reina. Era el 2-0 justo y merecido para los méritos de ambos equipos hoy en el Mediterráneo.

Fran Fernández dio entrada entonces a Aguza por Narváez, que pidió el cambio lesionado. Precisamente Aguza pudo hacer el tercero en otra clara contra, pero Reina desvió su disparo. En el 83 Arzura entraba por Juan Carlos.

El tramo final del choque, como toda la segunda mitad, solo tuvo un color, el rojiblanco. Un tercer penalti sobre Álvaro lo lanzaba Aguza y lo volvía a parar Reina, el mejor visitante, que evitó por enésima vez la goleada de su equipo en el Mediterráneo. Al final dos a cero para el Almería, resultado corto pero suficiente para sumar tres nuevos puntos en casa en otro gran encuentro de los de Fran Fernández.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.