Crónica. Arranque liguero con victoria y buenas sensaciones

20/08/17. Manolo Serrano

Nástic de Tarragona 0-1 UD Almería

La UD Almería superó al Nástic merced a un centro del campo prometedor y gracias a un gol de Pablo Caballero tras asistencia de Pozo, en el primer tiempo.

Comenzaba la temporada 2017/18 para la UD Almería ante el Nástic en un campo donde ya cosecharon los tres puntos los de Luis Miguel Ramis al final del pasado campeonato. La propuesta del técnico del conjunto rojiblanco, que en este caso vestía la tercera equipación azul, fue la de su habitual 1-4-2-3-1, con un primer once formado por René en portería, Motta, Joaquín, Morcillo, Nano en defensa, Rubén Alcaraz, Mandi, Pozo, Fidel y Gaspar en el centro del campo y Caballero en punta de ataque.

Tras un comienzo marcado por un error de Joaquín, que propició una contra peligrosa de los locales, y la posterior enmienda de René cuando Manu Barreiro solo tenía que empujarla, los de Ramis empezaron a mostrar sus superioridad sobre el verde del Nou Estadi, acumulando llegadas a las que solo les faltaba una mejor definición.

Los visitantes se soltaban poquito a poco, Pozo en el minuto 11 avisaba con un disparo desde la frontal, pegado al palo, que Dimitrievski mandó a corner. Éste lo sacaba Fidel, el balón llegaba a Morcillo en buena posición y este sacaba un disparo que se estrellaba en los pies de un defensa.

A continuación era otra vez Pozo el que recuperaba un balón en la medular, dando origen a una rápida contra en superioridad que Fidel finalizó eligiendo la peor opción, la individual, y con un disparo desviado. Pero el Almería seguía con su propuesta de presión alta y ataque continuo sobre la portería local.

Fidel asistía a Caballero, pasado el cuarto de hora, para que éste controlara de cara y se colocara el balón para pegarle raso, abajo, y volver a poner a prueba al portero rival. Sin embargo sería el Nástic el que dispondría de la oportunidad más clara y por partida doble. Un centro lateral llegaba a Tejera, que solo a bocajarro perdonaba el 0-1, a lo que contribuyó René con una gran parada, el rechace acababa con un disparo alto de Maikel en segunda jugada.

La siguiente ocasión sería del Almería, Fidel buscó a Caballero al botar un córner que el delantero cabeceaba alto. Y finalmente en el 29, un robo de balón de Fidel propiciaba que el esférico llegara a Pozo, para que el malagueño encontrara a Caballero dentro del área, al que asistió de cara para que controlara con la derecha e hiciera el 0-1 con la izquierda.

Con el marcador a favor el Almería retrocedió un poco sobre el terreno de juego, de manera que facilitó el acercamiento del Nástic a la portería de René, aunque sin peligro alguno hasta el descanso.

Nada más comenzar, Fidel se la puso a Caballero, pero el delantero quiso controlar en lugar de pegarle a puerta cuando estaba completamente solo frente al portero. Hubo que esperar al minuto 60 para ver otra ocasión de gol. en este caso era Kakabazde, desde más de 30 metros, el que ponía a prueba a René, que despejaba bien colocado a saque de esquina. Gaspar ponía la réplica disparando alto tras otro córner. A continuación los de Ramis no supieron sacar provecho de un 3 para 2 en el que Pozo y Gaspar se hicieron un lío, con Fidel solo por la derecha.

Ya en el 67 Ramis movía su banquillo, de manera que Gaspar dejaba su lugar a Hicham, que nada más salir se sacaba un fuerte disparo colocado a la escuadra, desde fuera del área, al que llegó muy bien Dimitrievski. En el 73 Pervis entraba por Caballero, en el segundo cambio visitante, y se colocaba de interior izquierdo para dejar a Hicham como hombre más adelantado.

En el minuto 76 Fidel, en jugada personal, se iba de dos jugadores en banda derecha, salía hacia el interior, y se sacaba un zurdazo que buscaba la escuadra de la portería rival y que obligó a Dimitrievski a estirarse para enviar a córner. En el minuto 80 Pozo, tras un partido enorme, salía del campo para que entrara Owona, que se colocó de central, para que Joaquín pasara a jugar de medio centro.

El juego se endureció por parte del Nástic en el tramo final, por lo que Tejera y Mesa vieron sendas amarillas. Hicham tuvo la sentencia en el 87, después de robar un balón y verse solo ante el portero, aunque no tenía mucho ángulo y la acabó estrellando en el cuerpo del guardameta.

Ya en el 89 un centro por la derecha llegó a Javi Jiménez que no acertó a ver portería, pero más clara fue si cabe la que tuvo Mikel Mesa en el 93, que solo ante René la enviaba al palo. Al final tres puntos esperanzadores para un Almería que fue, en líneas generales, superior al Nástic, sobre todo en el centro del campo, donde fue dueño y señor, pero en un partido en el que hubo claras ocasiones por ambos bandos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *