Crónica. Al Sporting le valió un tiro a puerta para vencer por dos goles al Almería

28/10/17. Manolo Serrano

Sporting de Gijón 2-0 UD Almería

Un gol de Michael Santos y otro de Joaquín en propia meta, ambos en la primera mitad, decantaron el duelo en favor de los locales.

El Almería demostró una vez más su falta de pegada, junto a su debilidad defensiva, y se dejó los puntos ante un Sporting que hizo lo justo.

La UD Almería visitaba el estadio de El Molinón, donde se enfretaba al Sporting de Gijón en la duodécima jornada de liga, en la que Ramis realizaba nuevamente cambios, unos obligados y otros por decisión técnica, de manera que formaba con un once en el que estaba René en portería, Fran, Owona, Joaquín y Pervis en defensa, Mandi, Alcaraz y Pozo en el centro del campo, Gaspar y Álamo en las bandas y Juan Muñoz en punta.

En los primeros minutos el Almería intentó tener la posesión para no sufrir ante una posible salida en tromba de los locales, y lo consiguió, aunque su juego estuvo exento de profundidad y tampoco exigió a su rival. Aunque los de Ramis parecían tener controlado el partido, la primera llegada de los locales ál area puso por delante al Sporting, después de que Michael Santos cabeceara un centro desde la banda, adelantándose a Joaquín y girando el cuello para ponerla cruzada y hacer inútil la estirada de René. Era el 1-0 en el minuto 16. La misma historia de siempre.

El Almería quiso reaccionar pero no encontraba la manera de inquietar la meta rival, volcando todo su juego ofensivo a la banda izquierda donde Gaspar, el único con chispa, culminaba todas las acciones con centros al área que nunca encontraban un remate claro y que en el mejor de los casos concluían en saque de esquina.

Habían pasado ya 36 minutos y una sola ocasión de gol le había valido para desnivelar la balanza en favor de un pobre Sporting que, con muy poquito, superaba a un rival inocente en ataque y débil en defensa. Para colmo, la segunda acción peligrosa del Sporting acabaría también en gol. Santos tiraba el desmarque, le llegaba el balón con ventaja, pero en lugar de pegarle a puerta la ponía en el segundo palo para que Joaquín, en un intento de despejar el esférico con Viguera esperando a empujarla, lo introducía en su portería. 2-0 y encefalograma plano de centro del campo en adelante.

Un disparo a puerta y dos goles para el Sporting era el mejor reflejo de la inseguridad que transmite de momento este equipo. La sensación de que el Almería no había hecho un mal primer tiempo, chocaba con su debilidad en las áreas, donde no era capaz de poner a prueba al portero del Sporting y, por contra, veía como encajaba cada vez que los de Paco Herrera se acercaban a la suya.

Los locales no necesitaban tener el esférico para hacer daño, solo tenían que esperar al Almería y aprovechar sus fallos, como ocurre sin remedio semana tras semana. Y pudo ser peor, cuando Rubén García, solo un minuto después del segundo tanto, mandaba al larguero un disparo desde la frontal.

Tras la reanudación más de lo mismo, nada cambiaba porque ningún atacante del Almería lograba rematar ninguna acción ofensiva. Así Ramis decidió dar entrada a Hicham y a Caballero en el 56, para poner toda la pólvora que le quedaba en el banquillo, saliendo Juan Muñoz y Javi Álamo, tras otro encuentro desaparecido del delantero y la decepcionate actuación del extremo.

Pozo en el minuto 63 puso el balón al segundo palo donde Caballero, que acababa de entrar en el terreno de juego, la estrellaba en la cara del portero para realizar así el primer remate a puerta del Almería en el partido. Fue sin duda la mejor oportunidad del choque.

En el 73 Pervis dejaba su lugar a Nano. El Sporting también había agotado los cambios, Canella, Moi Gómez y Scepovic entraron por Carmona, Viguera y Santos, el autor del gol. Quedaba poco más de un cuarto de hora por delante pero la sensación era de impotencia absoluta, por lo que las opciones se limitaban poco menos que a un milagro.

Nano probó lanzando desde lejos sin fortuna nada más entrar. En el 83 Isma López aprovechó una contra para irse solo contra René, pero Nano lo frenó justo antes de que rematara, probablemente en falta que habría supuesto su expulsión, sin embargo el colegiado dejó seguir el juego.

En el último minuto Caballero la mandó al palo de cabeza tras el saque lateral de una falta. En definitiva, un quiero y no puedo del Almería que defraudó una vez más y se olvida así de vencer desde hace ya seis jornadas, lo que le llevará probablemente a caer al descenso cuando concluya la jornada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *