Corona y Lucas Alcaraz hablaron en román paladino

20/01/18. Manolo Serrano

Las comparecencias esta semana ante los medios, de Miguel Ángel Corona primero, y de Lucas Alcaraz un día después, si algo dejaron meridianamente claro es que las arcas de la UD Almería están tiritando, algo que ya salió a la luz hace un mes cuando en la Junta de Accionistas se hacían públicas las cuentas de la entidad, que entonces presentaban 1.5 millones de euros de números rojos.

Más allá de entrar en los motivos que han llevado al club que preside Alfonso García a presentar los peores números que se le recuerdan, resulta curioso el mensaje que, tanto la dirección deportiva como el técnico han lanzado a la afición, donde se les advierte de que el control financiero limita las operaciones que el club pudiera estar pretendiendo, lo que no casa muy bien con el otro mensaje enviado, en el que se asegura que los recursos son escasos o nulos. Resumiendo, que no hay dinero, pero si lo hubiera no podríamos gastarlo, salvo que llegara de la liberación de nóminas en forma de salida de algún jugador.

En cualquier caso, el entrenador y el director deportivo parecen entender y asumir la situación de austeridad en la que deben desempeñar sus funciones, zanjando cualquier atisbo de polémica sobre si firmaron sabiendo a lo que se atenían entonces, sobre todo en el caso del técnico granadino, cuya llegada, teniendo en cuenta su caché, no acababa de entenderse si no iba ligada a la mejoría de la plantilla en el mercado invernal.

Sin embargo, los protagonistas no han dudado en hablar en román paladino para los medios “hay que pensar en qué se puede conseguir y no tanto en lo que hace falta”, respondía con rotundidad Lucas Alcaraz en consonancia con lo que decía 24 horas antes Corona, explicando además que “conocía cuál era la situación antes de venir, lo que no sabes son las circunstancias y las variables del mercado, pero sí conocía la situación interna del equipo”, para acabar asumiendo que “la planificación deportiva se hace en base a los recursos y los recursos aquí son inexistentes”.

Pues nada, escuchando a los protagonistas de la semana podríamos sacar en conclusion que toca exprimir la plantilla como viene haciendo Lucas hasta la fecha, porque será difícil firmar muchos jugadores en enero, y lo que venga será complicado que cumpla aquello de “bueno, bonito y barato”, aunque la esperanza es lo último que se pierde, y siempre nos quedarán Pozo, René y Rubén Alcaraz para intentar quitarnos las penas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *