Con zapatillas nuevas

06/05/17. Manolo Serrano

Como niños con zapatillas nuevas, así se sienten los aficionados rojiblancos tras ver salir a su equipo de la zona de descenso diecisiete jornadas después, que se dice pronto. Sin querer tirar las campañas al vuelo, pues no hay absolutamente nada hecho aún, los seguidores de la UD Almería viven el tramo final del campeonato, el decisivo, el que te pone los nervios a flor de piel, en posición de permanecer una temporada más en segunda división.

Esto, que tampoco parece una proeza, hace tan solo unas semanas se antojaba prácticamente como un milagro, pues no se veía la forma de que se pudiera revertir la situación, sobre todo porque el equipo no era capaz de puntuar fuera de casa, y ese lastre nos llevaba al desastre asegurado. Tampoco eran muy halagüeños los resultados en el Mediterráneo, pues se vencía con cierta irregularidad, de manera que nos valía para seguir vivos y no descolgarnos de la lucha, pero para poco más.

Ahora todo parece haber cambiado drásticamente, lo que antes era negro ahora se ve diáfano, casi transparente, y es que las victorias a domicilio en Lugo, con Fran Fernández en el banquillo, y las de Tarragona y Elche con Ramis, nos han aclarado, y de que forma, el panorama más próximo de la UD Almería. Este ritmo de sumar puntos habría invitado a pensar en otros objetivos si hubiese llegado antes, pero no fue el caso. Nos conformamos con no sufrir en similares dosis a las de la pasada campaña, con vivir tranquilos, al menos, el último partido de este curso en el Mediterráneo. Sólo eso. Ya habrá tiempo de volver a ilusionarnos en verano.

Ahora seguimos como Luis Fonsi, pasito a pasito, el siguiente ante el Valladolid. Ganar este choque supone tener en el bolsillo un porcentaje altísimo de posibilidades de permanencia, quedando a expensas de un par de triunfos más en casa, aunque quizá no hiciera falta ni eso, pues también tenemos el gol average particular ganado con casi todos los equipos de abajo. Lo dicho, siguiente escollo Valladolid, y ante el Reus ojalá sea un partido de fiesta para pensar ya en la siguiente temporada, que ya hemos sufrido bastante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.