Chistes de telón

17/07/19. Raúl Piñeiro

Imagino que quien más y quien menos ha contado o le han contado algún chiste de telón. Un ejemplo: Se abre el telón, y se ve a Miguel Ángel Corona justificando la enésima salida de un futbolista del Almería sin asumir la responsabilidad del club rojiblanco en todo el asunto. ¿Cómo se llama la película? ¡Oh, que sorpresa!

Porque sí, queridos lectores, en el Almería se ha vuelto una rutina eso de echar la culpa a otros de todo lo malo que nos pase. Si el Alavés paga la cláusula de Rioja, no hay nada que el Almería pueda hacer para retenerlo. Si el Sevilla ejecuta una cláusula en el contrato firmado el verano pasado, recomprando a Eteki para traspasarlo al Granada y así mantener cierto control sobre el mediocentro africano, echamos las manos al cielo. El Almería, en ningún caso, se replanteó renegociar el contrato con el Sevilla y el jugador, por poner un ejemplo.

Aquí nos conformamos con lamernos las heridas, lamentar nuestra desdicha porque nuestros futbolistas vuelan a equipos que le ofrecen un mejor contrato deportivo y económico, y seguir estirando el chicle sin explicar muy bien, ni justificar realmente, a donde va el dinero recaudado durante todos estos años. Estoy seguro de que debe haber una buena razón y el dinero se gasta. El problema es que el club no hace un buen trabajo a la hora de comunicar y explicar estas cosas a sus aficionados que, por otra parte, ven traspasos y cláusulas pagados, pero poco dinero invertido en materia de fichajes.

Corona insistió en la presentación de Boninn en que trabaja en quedarse con Juan Carlos, al tiempo que el club sigue sin descartar la continuidad, aunque complicada, de Saveljich y Álvaro. Si el conjunto almeriense perdiera este verano a Eteki y Rioja, pero mantuviera a Juan Carlos, Saveljich, Álvaro y Corpas, desde luego que podríamos llorar por un ojo. El problema es que la experiencia nos dice que hasta el del cierre de mercado todo puede pasar y, por experiencia, no suele ser nada bueno. Ni en el tema de las salidas, ni en el de las llegadas. En la mano de Alfonso está que este verano mantenga la ilusión o devuelva la desazón…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.