Chema Núñez, un jugador de presente y de futuro

17/04/19. Miguel Cano

El jugador de 21 años cumple su primera temporada como profesional.

El pasado verano estival, el club incorporaba a dos jugadores del filial a fin de apuntalar el centro del campo y la delantera: Chema Núñez y Sekou Gassama. Dos de los hombres más destacados de la cantera rojiblanca se adentraban en el nuevo proyecto de Fran Fernández. Ambos sabían que la titularidad no estaba asegurada pero pretendían ganarse la confianza del técnico a costa de sus actuaciones. A pesar de ello, su primera temporada en el fútbol profesional no está siendo nada fácil. De hecho, Sekou se marchó en el mercado invernal al Valencia Mestalla en busca de minutos y Chema no está teniendo demasiada regularidad.

El segundo ha acumulado minutos a lo largo de la temporada pero no los suficientes para su eclosión. De 34 jornadas hasta la fecha, ha disputado 22 partidos de los cuales solo dos como titular. Aunque en copa ha podido tener mayor protagonismo, (un gol y una asistencia en cuatro encuentros como titular), el Almería fue apeado por el Villareal en diciembre.

Su situación contrasta con su calidad. Este centrocampista de tan solo 21 años cuenta con un buen golpeo, un interesante manejo de balón y una poderosa visión de juego que lo convierten en un verdadero jugón. Como se suele decir, juega y hace jugar. Los narradores y comentaristas se muestran extrañados en las retransmisiones e inciden en la valía de Chema. Estos afirman que reúne las condiciones para convertirse en un potente jugador. El tiempo y las oportunidades de las que disponga dirán.

Igualmente, no ha contado con demasiado tiempo cuando ha entrado al verde. Con Juan Carlos Real en estado de gracia y el eje Eteki–De la Hoz inamovible, no ha podido disfrutar de muchas oportunidades. Consecuentemente, su nivel ha bajado y con ello sus prestaciones. Su última gran actuación se produjo el pasado 1 de febrero, ante un Málaga que desquició en tan solo diecisiete minutos.

A partir de este encuentro, ha jugado de forma oficial 51 minutos repartidos en cinco partidos. Las cifras muy pobres que arrojo son muy pobres para un tipo de jugador que requiere de confianza para desarrollar y extender todo su potencial. Su última aparición, de este fin de semana frente al Nàstic muestra todo esto. El panorama se ve algo negro en el presente. Sin embargo, tanto por juventud como por capacidad, el color puede cambiar a un tono más claro en un futuro no muy lejano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.