Castillo de Naipes

13/02/18. Raúl Piñeiro

Si algo caracteriza al juego de bloques de madera Jenga, es que conforme pasa el juego, la torre es cada vez más inestable y la destreza juega un papel importante para intentar evitar lo inevitable, que es que al final la torre se desmorone y caiga. Algo parecido sucede con un castillo de naipes, como bien hemos visto con la serie americana House of Cards, que se ha acabado desmoronando ante las acusaciones a su actor principal, Kevin Spacey. Un castillo de naipes es una estructura de cartas que mantienen el balance de forma precaria y, al final, se acaba derrumbando.

Esta UD Almería nuestra es lo más parecido a día de hoy al Jenga o a un Castillo de Naipes. A duras penas malvive en la categoría de plata del futbol español. Con cada decisión que toma, se acerca un poquito más al derrumbe de una entidad que cada año está más cercano. Al menos de la mano de Alfonso García. El propietario de la entidad utiliza una destreza particular para intentar mantener el balance en la categoría. Disminuye el nivel del plantel cada temporada, trae jugadores que en cualquier club serían la cuarta o quinta opción, o ni serían una opción, pero aquí reúne una selección de ellos, algunos faltos de ritmo, otros faltos de experiencia. Y a rezar.

Y en esas estamos. Los laterales titulares, Nano y Motta, han pasado de ser los mejores laterales de la categoría, a ser un desastre, con el agravante de que no hay nadie en condiciones que les pueda quitar el sitio en el equipo. Lo mismo sucede en el centro de la zaga, o ahora en el mediocentro, con la lesión de Mandi. Hacemos indiscutibles a jugadores no por su rendimiento, sino por la falta de competencia.

Si el Almería lleva cinco temporadas de bochorno (yo creo incluso que más), no es por una conspiración arbitral, ni porque los futbolistas sean mercenarios, ni por culpa de la afición, ni por mala suerte, ni nada por el estilo. Si el Almería es un club endeble, que se tambalea, es porque su presidente hace tiempo que tiró la toalla y está exprimiendo al máximo los pocos recursos que está dispuesto a utilizar. El proyecto es que no hay proyecto. Estamos por estar. Y así nos va…

One Response to Castillo de Naipes

  1. Antonio dice:

    El no confiar en auténtica ricos profesionales y guiarse por adoradores de egos y de ex jugadores Salva patrias que probaron y utilizaron al primer equipo incluido riegos que eso suponía por que para sus eminencias les resultaba vejatorio empezar honestamente en categorías inferiores y no estar tan seguros de ser y valer para salva patrias ni en vestuario, ni en despacho, de DD. Los echos están hay y los auténticos profesionales no están ningunos,, a las primeras de cambios cuando ven y sufren el auténtico Percal. Ya vuelan.. Confiemos en Lucas,, su suerte será la nuestra,, aguante todo incluido lo inesperado y sorpresa que no pensaba y salve Ud A la ida y después decida Ud como otros tantos,, pero por favor siga,, es el único garante posible de un final aceptable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.