Cadete División de Honor. El Almería cayó ante el Betis pero mejoró en sensaciones

UD Almería 0-1 Real Betis

Tercera derrota seguida en casa para los pupilos de Sergio Matez, esta vez ante el R. Betis, pero cambio radical en la imagen del equipo.

No se puede ir contento después de perder en casa, y acumular tres derrotas seguidas en su feudo (Altair, Sevilla y Betis), pero hay que mirar con optimismo al futuro y al presente de los cadetes. No en vano el calendario ha sido caprichoso y ha hecho que las curvas sean importantes para los nuestros, y aunque se cierre con 0 puntos, alguno se merecieron en el último partido jugado. 

De inicio, los nuestros salieron con el equipo prácticamente de gala, con Mario Mañas en el 11, junto a Romera en el medio, y la vuelta a la banda de Moha, después de varias semanas lesionado. Así las cosas, los nuestros sólo podían mejorar partidos anteriores, y el partido fue igualado en todo momento, disponiendo los rojiblancos de varias opciones de gol. Tuvo presencia ofensiva el “arquitecto” del equipo, Mario Mañas, que jugó mas de 70 minutos, aunque se le notó la falta de físico. Pudo marcar de cabeza en un par de ocasiones y siempre se ofreció en el medio para sus compañeros. 

La mala pata fue que los verdiblancos se adelantaron muy pronto, en una mala ayuda defensiva, y eso llevó el nerviosismo durante muchos minutos a los cachorros de Matez. Una vez sacudidos los nervios, comandaron el juego casi en exclusiva, y aumentaron el ritmo en varias ocasiones. Tuvieron opciones de empatar hasta el último suspiro del descuento, pero la pelotita no quiso entrar y los visitantes se llevan 3 puntos para ponerse líderes en solitario, por encima de su eterno rival.

Hay motivos para el optimismo en el cuadro local; parece que el bache de identidad ha pasado, y el equipo ha crecido a pesar de las derrotas. Aún sigue en el grupo de cabeza y ahora debe ratificar sus buenas sensaciones en la difícil salida a Cádiz (donde por cierto también juega el Juvenil División de Honor, compartiendo autobús y horario), el próximo sábado, en el último partido de un regular mes de octubre.

Así que con la enfermería vacía, los nuestros afrontan una nueva etapa del calendario confiados en su crecimiento emocional y de juego, así que ahora al técnico malagueño Sergio Matez sólo le queda guiar a los suyos y apoyarlos en esta tarea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *