Bla-bla-bla

24/04/18. Raúl Piñeiro

En el diccionario de la Real Academia Española viene claro. Bla-bla-bla, o también blablablá, es un “discurso vacío de contenido”, y dan un ejemplo: “Estas entrevistas son puro blablablá”. Las entrevistas, ruedas de prensa o declaraciones del Almería, de un tiempo a esta parte, son puro blablablá. En todos los estamentos. Desde los jugadores como Nano, diciendo que dependemos de nosotros, o Motta, que dice que hay que hablar en el campo. Tampoco se queda atrás Lucas Alcaraz, que habla de lograr la permanencia ganando partidos y sus planteamientos y alineaciones no pueden ser más contradictorios. Y de la dirección deportiva ni hablemos.

Pero si hay alguien que se lleva la pana en el Almería ese es, sin duda, Alfonso García, presidente y dueño de la entidad. El sábado, tras un nuevo esperpento en La Romareda, y viéndole las orejas al lobo, no tanto al descenso, sino a la sonora pitada que se merece ante el Barcelona B, salió pidiendo unidad, siguiendo con sus chantajes emocionales. Habló de seis finales. Y dejó la novedad, salvemos al equipo y en verano, si se tiene que ir, se va. El problema es que a estas alturas de la vida es difícil creer a Alfonso. El Almería, como comentaban por redes sociales, es el equipo que más finales ha disputado en los últimos años. Ríete tu del Madrid y del Barsa. Siempre tenemos finales, siempre nos estamos jugando la vida. No es la primera vez que tenemos que afrontar estos seis últimos partidos como si de una promoción de ascenso se tratara.

No es la primera vez que llegamos con el agua al cuello. Y no, no me vengan con milongas. No es por ser el Almería y ser un equipo humilde. Es por la dejadez y apatía de su presidente, que no transmite ni ilusión, ni orgullo por su club. Hay equipos que, con mucho menos presupuesto, hacen equipos con sentido y con orgullo. Pero en el Almería no. En el Almería tiramos del amiguismo y de otros intereses, que no son deportivos. Y así nos va.

PD: Lo de llenar el campo ante el Barsa B, desafortunadamente, no es una medida nueva. El problema es que al abonado se le sigue vejando y hemos institucionalizado algo que es injustificable…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.