Almería merece más

05/06/18. Jakub ‘Kuba’ Wilmanowicz

“Pasan los años, pasan los jugadores. La directiva mañana ya no está. Nos queda el club, queda la camiseta, los mercenarios, se tienen que acabar”, fue el cántico que sonó en Lugo tras finalizar el encuentro en el que la UD Almería tenía que ganar y esperar. Solo se consiguió empatar, pero valió para seguir otro año más en Segunda. Con todas las esperanzas, 300 aficionados rojiblancos recorrieron España de una punta a otra, porque el sufrimiento va con ellos. Igual los que seáis del Madrid o del Barça no lo entendáis, pero el orgasmo al escuchar el pitido final, fue más grande que levantar cualquier Copa de Europa y ocupar las portadas de la prensa internacional. Esto vale millones, esto es nuestro.

Más de 26 horas de viaje, para 90 minutos. Pasándolo mal cada fin de semana en estas últimas temporadas. Odiábamos los lunes. Llegabas al trabajo, a la universidad o a la escuela con cara de tonto. Mientras lo sufrías por dentro, otros te hablaban de la chilena de Ronaldo o el golazo de Messi, que en el fondo te importaba una mierda, pero tampoco decías: ¿viste el Almería? No, porque era derrota tras derrota, algún empate feo, o alguna victoria para mantenerte a un punto de la zona del descenso. Las cosas tienen que cambiar, Almería merece más.

Empezando por la directiva. Te abonas en el fondo, detrás de la portería y te mandan a una jaula. Ves fichajes incomprensibles, sin ninguna seguridad de que triunfen. El presidente saca pecho en RdP cuando ganamos un partido, pero cuando perdemos tres y los jugadores salen de fiesta cada sábado agacha la cabeza. Los futbolistas se lesionan andando, desaparecen. Se ríen de la afición por redes sociales, y claro, así nos va. No queremos más timos de jugadores retirados, menos aún jugadores a los que se les debería hacer un control de alcoholemia antes de un entrenamiento, u otros que se pierden con el balón en los pies, mientras arrastran el escudo por el césped. Hay tantas historias… Un no rotundo a los fichajes de invierno, que solo sirven para tapar agujeros, y ni eso. No más recuperaciones de jugadores acabados. No más actos que avergüencen a los abonados de la UDA. No queremos ver más circos, cómo el de la vuelta de los jugadores en el bus del club, mientras en otros buses, los aficionados volvían desanimados porque por un tiempo se veían en Segunda B.

Alfonso García ha dejado claro que quiere vender el club, es el primer paso que ilusiona a la afición. Hay gente en Almería con poder adquisitivo que pueden permitirse invertir, con un equipo en Segunda, otro que puede llegar a Segunda B, un equipo femenino, y una importante cantera, además de poder gestionar sus negocios en una de las ciudades más bonitas de España, con un clima y gastronomía ideal. No se engañen, el fútbol es un negocio, pero sí viene alguien, invierte en Almería, gana su dinero, todo irá bien. Con una inversión seria, con un proyecto de futuro y que contente a la afición. Los jeques y los asiáticos… No, gracias.

No se pide mucho. No pedimos estrellitas que van de jugadores TOP pero luego no corren y meten un gol cada 15 partidos. Almería pide a gritos la continuidad de Fran Fernández, el salvador del barco, él que los ha tenido bien puestos para tirar con poco hacia adelante. Que sigan los pilares fuertes del vestuario, los que dan la cara cuando no todo va bien. Los abonados que llevamos años en esto, seguiremos, a pesar de no saber lo que tendremos en nuestro sector la temporada que viene, después de una jaula me espero concertinas, perros de presa o trampillas con cocodrilos. Apuesten ustedes. La puerta de salida está abierta, los que tengan que salir, que salgan, y no la cierren. Limpieza, y tranquilidad. Pa’ fuera lo malo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.