¡Alfonso, vete ya!

05/06/18. Raúl Piñeiro

Parecía que esta vez sí que sí nos íbamos al hoyo. No dependíamos de nosotros, teníamos que esperar a ver que sucedía en otros estadios y, por suerte, el Numancia hizo los deberes por un Almería que realmente tuvo cerca la catástrofe. En realidad, solo el golaveraje le ha salvado esta vez. Y ya van tres temporadas seguidas donde nos vemos en las mismas penurias y la misma agonía. La suerte ha estado de nuestro lado todo este rato, pero no siempre va a sonar la flauta, y menos con un presidente que sigue sin darse por aludido, ni quiere aprender la lección.

Por eso no conviene despistarse: ¡Alfonso, vete ya! El tiempo de Alfonso, como él mismo reconoció al término del encuentro de Lugo, se ha acabado. Alfonso se tiene que ir porque ni él tiene ganas de seguir y no está dispuesto a cambiar una dinámica del club que con él volverá más pronto que tarde a Segunda División B. No podemos caer en la complacencia tras sellar la permanencia, una permanencia vergonzosa de principio a fin. El Almería, como entidad, perdió su dignidad y el respeto hace tiempo, puesto que su dueño fue el primero que lo hizo. Alfonso está por estar, y así nos va. El club necesita una revolución en todos sus estamentos.

La venta es la vía más rápida, pero entre tanto, hay decisiones que no pueden esperar. En un club serio, la dirección deportiva de la entidad habría dimitido nada más acabar el partido. Una dirección deportiva, recordemos, que le comió la tostada a Raul Lozano y pasó de Charles, como punta de lanza de su gran proyecto, a Juan Muñoz y Soleri. Una dirección deportiva que prescindió alegremente de Borja Fernández, clave en la permanencia de la temporada pasada, para abrir hueco a Verza, cuyo retorno nunca se tendría que haber dado. Una dirección deportiva que, si se escuda en que el presidente no les dejaba hacer más, tendría que dimitir con más motivo, porque estar chupando del bote, por la jeta, tampoco es amor a los colores.

PD: Lo que está claro es que la afición del Almería lleva muchas temporadas muy por encima del club. Los 300 que se pegaron la paliza para ir a Lugo, son un claro ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.