Aferrarse al milagro

31/05/18. Rubén Rozas Jódar

Una temporada más, la UD Almería se juega continuar en la categoría de plata en la última jornada del campeonato. En esta ocasión, los rojiblancos no dependen de sí mismos, por lo que al añadido de vencer en Lugo necesitarán que los resultados ajenos le favorezcan. Así, los almerienses necesitan que pinchen al menos un equipo entre Albacete, Cultural Leonesa y Córdoba, pudiéndole valer también una derrota del Alcorcón o Nástic, pero todo pasa por vencer primero en Lugo.

Quién nos diría hace 10 años, cuando en nuestro primer año en la élite estuvimos a punto de clasificarnos para competiciones europeas con Unai Emery al frente, que nos íbamos a encontrar a las puertas del infierno, o lo que es lo mismo, abandonar el fútbol profesional. El pasado domingo, el equipo volvió a fallar una vez más a su afición, aquella que llenó el Estadio de los Juegos Mediterráneos casi en su totalidad. Nuevamente, los futbolistas unionistas volvieron a desilusionar a su hinchada, lo que parece que se ha convertido ya en una costumbre. A pesar de poner todo de su parte tanto la afición rojiblanca como la cantera del club, los pupilos de Fran Fernández parecían no saber lo que se estaban jugando, echando en falta un mayor agradecimiento a los fieles almerienses que día tras día ven como la situación de su equipo empeora.

Este sábado en el banquillo rival estará una leyenda para la afición almeriense, Francisco Rodríguez Vílchez. Ninguno queremos imaginar que el técnico almeriense nos mande a la categoría de bronce por no haber hecho los deberes previamente. Nos encontramos ante una situación crítica, se masca la tragedia, si bien dicen que mientras hay vida, hay esperanza, por lo que habrá que aferrarse a las opciones de permanencia, sean las que sean. Ojalá que a la tercera no sea la vencida, muchos años jugando con fuego y se está muy cerca de quemarse.

Ahora más que nunca hay que hacer sentir nuestro lema: ¡Almería Nunca Se Rinde! Los jugadores van y vienen, lo que permanecen son los colores, el escudo, la afición y el sentimiento. ¡En primera, segunda o en tercera de rojiblanco la vida entera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.