A tope

15/09/18. Javi Montoya

Podría enfocarme en la victoria copera de Málaga. Por mi titular, quizá crean que así se encara el partido liguero ante el Zaragoza. Y ojo, celebrando la reacción del martes y deseando una alegría dominguera, me temo que de lo que hablaré será del tope salarial, que sitúa a la UDA en mitad de la tabla. De hecho, sigue en ella, hasta donde ha ido bajando desde el año del descenso. Entonces, si por capacidad económica no debería bajar del 10º puesto, ¿por qué le cuesta tanto alejarse del 20º?

Por ser suave, diría que hay cosas que no se hacen bien. Y se pueden hacer mal un día, una semana, puedes tener un mes tonto o hasta un año aciago. Pero un lustro ya, tal. Con todas estas cuestiones de límites salariales, ingresos y gastos, siempre surgen voces desde el club que a veces reproducen voceros. Todo está bien, según ellos. Que no hay ese dinero porque de casi 7 kilos, 1,5 va para cantera y otro tanto para ‘gastos’. Pues genial.

Me van a perdonar, pero asombra que sean tan hábiles para encubrir malas gestiones, escasez de inversión o miserias varias y tan torpes para generar ingresos o al menos taponar las pérdidas. Será que los demás no tienen cantera ni gastos varios. Ni problemas. El problema es que nosotros gastamos mucho más en esos conceptos, quizá.

Será que algún canterano que apenas participa en el primer equipo ha llegado a cobrar más que otros pese a contar más estos para el primero que para el filial. Puede que eso influya también para que no haya proyecto deportivo y jugadores infravalorados aquí triunfen fuera, más motivados económica y deportivamente. ¿Hablamos de comisiones? Otros gastos acaso superfluos, pero super importantes para algunos. Pero vamos, supongo que todos los clubes parten de su tope y de ahí restan más que suman por similares conceptos, es como si un ciclista dijera que no gana una carrera por el viento, que se supone será el mismo al sufrido por sus rivales, o si el Zaragoza se queja de perder por el mal estado del césped…

Parafraseando a un actor español ya fallecido, durante una recepción en Moncloa y tras recibir excusas del entonces presidente para no invertir más en cine, le dejó a la directiva su genial respuesta: “No cuentes penas a los amigos; que los divierta su puta madre”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.