A puerta cerrada las tres últimas sesiones para no dar ni una pista

Fran Fernández trabaja con sus jugadores, con la máxima discreción, en el interior del estadio Mediterráneo, para preparar un partido que le podría dar la permanencia matemática. Motta se une a los tocados.

udalmeriasad.com

El Almería sigue con su preparación para el partido que el domingo, a las 20 horas, le enfrentará al Córdoba CF en el Nuevo Estadio de El Arcángel correspondiente a la antepenúltima jornada de la Liga 1|2|3, un encuentro de suma trascendencia para ambos equipos. Los cordobeses necesitan los tres puntos para aspirar a la salvación y en el caso de los rojiblancos el triunfo supondría garantizar de forma matemática la permanencia a falta de dos jornadas para el final campeonato.

Es una gran oportunidad que no quieren dejar pasar, máxime cuando no sumar supondría estar de nuevo en el alambre, como así lo catalogaba Fidel en su comparecencia ante los medios de comunicación. El Almería tiene un “comodín” y aún perdiendo no caería en descenso, pero no quiere agotarlo.

Con estos argumentos Fran Fernández, un entrenador metódico, prepara el encuentro con sus jugadores, y lo quiere hacer con tranquilidad y sin “testigos”. Por este motivo, tras la sesión cerrada de este jueves, volverá a repetir el viernes. Los rojiblancos se encerrarán  de nuevo en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, como también lo harán el sábado, como así estaba previsto, antes de viajar a Córdoba.

El técnico sigue contando en los entrenamientos con numerosos jugadores del filial, ya que de igual forma son varios los futbolistas de la primera plantilla a los que no se les está forzando porque arrastran diferentes molestias. Así, Marco Motta, por poner un ejemplo, ha tenido un trabajo alternativo, mientras que Rubén Alcaraz, que lo desarrolló el día anterior, ha vuelto a la normalidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *