46 millones de periodistas

14/12/18. CésarVargas / @_CesarVargas

Informaba esta semana el jefe de deportes del periódico Diario de Almería, Paco Gregorio, de una sorprendente noticia, la de que cada jugador de la UD Almería estaba percibiendo esta temporada 2.000 euros por cada victoria como local, una suma apalabrada por los capitanes con Alfonso García durante la pretemporada. Sin entrar en si es justo, ético y normal que unos futbolistas profesionales reciban una prima por el mero hecho de hacer correctamente su trabajo, la noticia parece haber sentado bastante mal en el seno del vestuario rojiblanco.

Fue primero René el que criticó la información publicada por este periódico, tildándola de desestabilizadora, y ayer el propio Fran Fernández —que, por cierto, no entra dentro del reparto de primas del que sí disfrutan sus jugadores— recalcó las palabras de su capitán. “Están saliendo informaciones que no deben de salir”, “debemos ir todos en la misma dirección” o “no van a conseguir desestabilizarnos” fueron algunos de los mensajes lanzados por ambos.

Los periodistas, por la exposición a la que se someten los resultados de nuestro trabajo, estamos acostumbrados a ser juzgados. En época de Mundiales o Eurocopas se dice que en España hay 46 millones de seleccionadores nacionales. Durante el año hay 46 millones de periodistas. Todo el mundo evalúa tu trabajo, lo corrige e, incluso, te indica cómo hacerlo. Y, por supuesto, todo el mundo lo haría mejor que tú.

Están muy equivocados Fran y René si piensan que pueden aconsejar a la prensa qué publicar. También lo están si creen que desde fuera hay un mínimo interés por desestabilizar al club. El único afán que debe tener el Periodismo es el de sacar informaciones veraces y de interés. Si los jugadores se van de fiesta a espaldas del entrenador, se cuenta. Si los futbolistas cobran un suplemento por ganar en casa, se cuenta. Es sencillo. Todo bien documentado, claro. Como reza el dicho, Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Para remar a favor y esconder incomodidades ya están los gabinetes de comunicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *