1.000 menos

20/10/17. Manolo Serrano

Aunque la campaña de abonos permanece todavía abierta, a día de hoy la UD Almería no ha logrado alcanzar la cifra de los 9.000 abonados, y difícilmente lo va a conseguir ya, lo que supone un descenso superior al 10% con respecto al año pasado, cuando se pasaron los 10.000. Todos sabíamos que esto podría pasar, al final los malos resultados obtenidos en las dos últimas temporadas han acabado pasando factura.

No es ninguna tragedia, pero duele ver como 1.000 rojiblancos se han bajado del barco. Reproches no se le podrán poner, en absoluto, más bien lo contrario, habría que estarles muy agradecidos de haber sumado mientras estaban animando desde las gradas del Estadio de los Juegos Mediterráneos. Seguramente ahora lo hagan también desde casa, televisión, e incluso en ocasiones puedan acudir al campo sacando una entrada esporádicamente. Pero no es lo mismo, quienes se han marchado, de una manera o de otra, se han desenganchado del fútbol de su tierra y probablemente estén ahora más centrados en ver los fines de semana al Real Madrid o al FC Barcelona.

Como digo, esto va causando mella y es motivo de profunda tristeza, pues es sinónimo de que las cosas no se han estado haciendo bien, algo evidente e indiscutible. Recuperarlos costará un mundo, pues para un equipo pequeño ganar masa social es muy complicado, pero perderla es basatante más fácil, basta con un par de años desastrosos para ver los resultados reflejados en las gradas. Sin embargo, solo con un ascenso a primera se conseguiría volver a alcanzar la cifra de los 10.000.

El conjunto de Ramis recibe el cariño de su afición, semana sí y semana también, y seguirá haciéndolo por aquellos campos en los que juegue, porque la lejanía tampoco ha sido escusa para que no haya rojiblancos animando siempre a su equipo. Lástima que vayamos a menos en lugar de a más, en los pies de los jugadores que forman este nuevo proyecto, diseñado por Corona, Ibán Andrés y Ramis, está volver al camino correcto,a la senda de la suma en lugar de la resta. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *